La energía del futuro (II)

Parece ser que la central nuclear de Ascó acaba de tener un problemilla.

Con Fukushima aprendimos, se demostró, una cosa: que da igual si queremos o no, una central nuclear no se puede parar. No se puede apagar sin más. Nunca. No digo que “no se deba” parar; digo que aunque se pare, ella sigue funcionando. Nunca está parada del todo, como cuando desenchufamos un aparato.

Ascó está “parada”, dicen, en su programa de parada de recarga y en curso las maniobras de descarga del combustible.

Entonces, a eso de las dos de la mañana, ha caído agua sobre los interruptores de una barra de alimentación eléctrica. Y eso ha provocado un incendio. Al durar más de 10 minutos, han activado la “Organización de Respuesta ante Emergencias del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN)”, sea eso lo que sea.

Como consecuencia de ese incendio, se ha perdido el suministro eléctrico normal. Este es el mismo problema que tuvo Fukushima. No ha hecho falta un maremoto imprevisible en una zona de maremotos; ha bastado agua en unos interruptores (Ascó está a 30 km del mar en línea recta).

El curso de los acontecimientos ha sido que, a continuación, a diferencia de Fukushima, ha entrado en funcionamiento el generador diesel de emergencia. Así que, dicen felices, la refrigeración de la planta está garantizada y no hay riesgo de emisión radiactiva.

A las tres y media “se ha desclasificado la alerta de emergencia”; aunque continúan en situación de “prealerta” porque sigue sin suministro eléctrico exterior.

Este es un incidente de nivel 0 en la escala INES. Aquí no ha pasado nada, circulen, diría el típico agente de las películas. Pero lo cierto es que si ese generador de emergencia no funcionase, el problema empezaría a ser un poco más gordo.

Hay muchas circunstancias diferentes, claro, pero en lo que se refiere a tecnología, lo que separa Ascó de Fukushima es un motor diesel que ha funcionado.

¿Confías plenamente en que los técnicos son perfectamente capaces de algo tan sencillo como tener en funcionamiento unos generadores diesel? Haces bien, seguro que es así y estoy convencido de que esos técnicos son la repanocha (en  serio). Pero yo confiaba en que fueran perfectamente capaces de mantener el agua alejada de unos interruptores eléctricos que pueden provocar un puto corte de alimentación eléctrica exterior a una central nuclear.

El problema es que los accidentes ocurren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: