Serena

No conozco a Serena Williams. No tengo por qué pensar que es una pija creída y caprichosa ni nada de eso. En principio no.

McEnroe, que está promocionando un libro, siguió seguramente los consejos de su agente literario y soltó una opinión-gancho de izquierda (borde por una parte, bastante razonable por otra, según se mire) sobre Serena:

McEnroe dice que si Serena Williams jugara con hombres sería la número 700 del mundo

Bueno, ni siquiera sé si fue deliberado para provocar revuelo, porque parece bastante improvisado; al parecer en una entrevista (puedes oírla en ese enlace) la entrevistadora le preguntó específicamente que por qué decía en su libro que Serena era la mejor jugadora de todos los tiempos, sin duda (el equivalente a jugadora femenina, porque en inglés no hay otra forma de decir “jugadora” si no es diciendo “jugadora femenina”). La entrevistadora le preguntó por qué no decía “mejor jugador” del mundo en general, punto (en inglés se puede decir si uno omite el “femenina”). Que por qué le pone el calificativo. Entonces McEnroe duda un momento, y tras una repregunta aclara lo obvio: que si jugara en el circuito masculino andaría por el puesto 700 del mundo. Insiste inmediatamente en que eso no impide que la considere una jugadora excepcional y todo eso. McEnroe no fue a por Serena, sino que contestó a preguntas específicas, y habló básicamente bien de ella.

Se puede entrar a argumentar sobre la concepción del deporte femenino, y que cuando uno compara carreras deportivas no debería mezclar a un deportista en otra categoría; que un yudoca de la categoría de menos de 60 kg medallista de oro olímpico es mejor deportista que un yudoca de más de 100 kg que no se ha clasificado para los juegos, aunque si lucharan uno contra otro el de 100 kg probablemente ganaría todos los combates. O se puede entrar a discutir si Teresa Perales es mejor nadadora que Mireia Belmonte, o si Purificación Santamarta es mejor que Carl Lewis y bajo qué criterios.

Pero la periodista ni siquiera iba por ahí: cuando él dijo que Serena sería la 700 del mundo, ella le preguntó ¿lo crees así? Así que en cierto modo McEnroe no estaba fuera de lugar (y Serena también lo confirma y lo valida, como veremos a continuación, porque entra al mismo trapo, donde tiene poco que rascar).

Borde o no McEnroe, acertado o no, se ha comentado mucho la respuesta de Serena:

Serena Williams contesta a McEnroe: “Respétame, estoy intentando tener un bebé”

Ha recibido muchos aplausos, pero a mí me parece realmente patético. La típica respuesta rabanera, sobre todo la segunda.

  • El “por favor, déjame al margen de tus afirmaciones” debería dirigírselo a la entrevistadora, que fue la que le preguntó por eso. Él solamente aludió a Serena en su libro como la mejor jugadora de la historia. (Quizás ella se refería a eso cuando decía que la dejara fuera de afirmaciones “no basadas en hechos”).
  • Luego dice que nunca ha jugado con nadie clasificado “ahí” (y pone unas comillas para referirse al ranking de la ATP… no sé muy bien qué significan). Pero parece que no es verdad. Por lo visto jugaron, ella y su hermana, en 1998, contra un tal Karsten Braasch. Cierto que parece que la fuente es el propio Karsten, pero no he visto desmentido alguno.
  • Aunque no haya jugado contra Braasch, da igual; es obvio que en el tenis de alta competición todos los jugadores son tremendos, y lo que diferencia al 1 del 500 es ese puñetero centímetro que parece beneficiar siempre a Nadal. Dejar en el aire que nunca ha jugado con nadie “de ahí”, como si fuera una incógnita que nunca se despejará, es un camino absurdo para defenderse. Me parece que el peso de la prueba recae en ella, y mientras tanto es obvio que aunque pudiera ganar partidos a hombres (¡claro que sí!) no resulta verosímil que mantuviera un puesto alto en esa clasificación. (Mi criterio es que NO IMPORTA EN LO MÁS MÍNIMO y no le quita mérito alguno, como no le quita mérito a un yudoca estar en la categoría de 60 kg y no en la de 100).
  • Y lo peor: saca a relucir la privacidad y que está teniendo un niño. Las mujeres embarazadas siguen siendo mujeres, con todo lo que eso significa, y la mayoría de ellas, salvo problemas concretos de salud, siguen ejerciendo su actividad. Algunas incluso intentan demostrar al mundo que solo debe tratarlas correctamente, no compadecerlas ni tenerlas por idiotas. Esta, ante unas simples palabras a las que podría hacer caso omiso, se saca de la manga un agravio inventado, no sé qué privacidad, para disfrazar que lo que le está diciendo a McEnroe es “no hables en público de mi actividad perfectamente pública en un plano profesional y deportivo”. Un argumento falaz y tramposo.

Es curioso que en ese contexto de embarazo que la hace supuestamente innombrable sea portada de una revista, que además se llama Vanity Fair.

Serena Williams posa desnuda y embarazada

Contrasta con la afirmación de que McEnroe invade su privacidad por hacer comentarios sobre su tenis, a preguntas de una periodista (mujer, por cierto).

No sé si McEnroe se equivocó. Pero me parece que Serena se ha equivocado mucho más, y que tiene muchos pájaros en la cabeza. Bueno, Ronaldo no es el único, está claro.

Tanto le han dado la lata a McEnroe que ha acabado por decir que no fueron palabras afortunadas. Pero acaba con un matiz lógico y previsible:

Tengo una idea para solucionar el problema: que los hombres y las mujeres jueguen juntos. Así no tendríamos que especular.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: