El trabajito de Cristina

Dicen que a Cristina Cifuentes le regalaron el título de máster. Hizo el máster (es un decir) en 2012, y le pusieron “no presentado” en una asignatura y en el TFM (medio máster, prácticamente, en créditos). Y en 2014 de repente pasó a tener notable en las dos cosas, y solicitó el título, pero sin pagar matrícula ni nada. Los notables se los puso una funcionaria que no es de ese centro, ni siquiera del mismo campus.

Lo que dicen en la Universidad es que fue un error al poner los “no presentados”, y que lo solucionaron después. Y que el TFM no lo encuentran, y Cristina tampoco (de eso no te preocupes, ya aparecerá alguno).

Yo no trabajo en la Rey Juan Carlos (ni, visto lo visto, creo que me dejaran, sin carné), y no sé lo que pasó. Lo que conozco es mi experiencia, que puede ser aplicable a este caso o no. Pero algo de experiencia sí que tengo. Y esa experiencia parece bastante aplicable a otras universidades. No sé si la Rey Juan Carlos es tan, tan, tan especial (se diría que es “bastante” especial).

Y los ingredientes de mi experiencia son estos.

  • Si lees el TFM, lo normal es que solicites el título bien pronto. No dos años después.
  • Si presentas el TFM, según la normativa tienes que demostrar previamente que ya aprobaste todas las demás asignaturas. Así que no puede ser que presentes realmente el TFM sin que haya salido a la luz  primero el presunto error de que te quedó una asignatura sin aprobar.
  • El cambio de nota que realizó una funcionaria, y que supuestamente fue legal y correcto… Para cambiar la nota de un acta, el profesor tiene que firmar un papel pidiéndolo. Ese papel tiene que estar y ser bien fácil de encontrar y enseñar.
  • Eso de que el TFM no aparece… De toda la vida, los TFM (o Proyectos Fin de Carrera, como se llamaban antes) han ido a una biblioteca al efecto, que cualquiera puede consultar.
  • Eso de que no lo pueden enseñar por protección de datos… Los TFM se presentan y defienden en sesión abierta al público.
  • Eso de que no se acuerdan exactamente de quién lo dirigió… Hay una fecha de lectura, un tribunal y un director muy claros. Tiene que haber registro de todo, muy fácil de encontrar.
  • Es bastante curioso que haya dos errores, en una asignatura y en un TFM, y que por puro azar saques la misma nota en las dos cosas: 7,5.
  • Que una persona presente el TFM justo al acabar la carrera es muy, muy notable, porque no da tiempo. Yo lo hice (dos veces) y es completamente excepcional, lo hice por circunstancias muy particulares y esos dos veranos no existieron, para mí. No sé cómo lo habría compaginado con una campaña electoral.

Por mi experiencia, lo que se está diciendo es una mentira de tal calibre, de tal grado de descaro, que… bueno, es lo normal y cotidiano en este país desde hace unos años.

Pero no solo eso. Es DELITO. Ese cambio de notas es un delito, por lo que sé.

El relato de la defensa viene a ser:

  • Se cometió un error de transcripción de la nota de una asignatura.
  • Ese error pasó desapercibido cuando esta persona fue a presentar su TFM, pese a incumplirse un requisito fundamental y obvio para cualquiera que quiera leer el TFM.
  • Defendió con éxito el TFM, pero… ¡volvieron a cometer un error al transcribir la nota del TFM! (Un error bastante inusual por sí mismo; el TFM no es una asignatura cualquiera.)
  • Esta persona, curiosamente, no fue a por su título hasta dos años después.
  • En ese momento, una funcionaria que no parece tener nada que ver con ese centro cambia las notas.
  • Curiosamente, las dos eran un 7,5.
  • No queda registro de que los profesores respectivos admitieran el error en el acta y solicitaran el cambio de notas; ese documento al parecer se ha perdido. Los dos documentos, perdón.
  • Otra coincidencia: la autora no tiene el TFM. Por mudanzas, dice.
  • Otra coincidencia más: la Universidad tampoco tiene el TFM, ni en electrónico ni en papel. (Creo que no se han mudado.)

Cada uno de los puntos anteriores es, aisladamente, muy inusual. Todos juntos… es prácticamente imposible. La otra explicación, mientras tanto, es la obvia, sencilla, verosímil.

Y ante todo esto, Cifuentes aporta el boletín de notas, que viene a ser como si te acusan con pruebas de cobrar en B y para desmentirlo enseñas… tu declaración de IRPF. Que por definición NO tiene lo que cobres en B, y es precisamente de lo que se te acusa, de no declararlo.

Bueno, pues es lo que hay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: