Archive for 13 mayo 2018

Eurovisión

13 13UTC mayo 13UTC 2018

Hace mucho tiempo que soy indiferente a Eurovisión, como mínimo. Más o menos como a los Oscar. Ayer soporté alguna que otra actuación, y hoy vi algo más en diferido (no todos los días sale Caetano Veloso cantando en directo en televisión).

Y mi resumen es este.

  • Cuando supe quiénes eran los favoritos de las casas de apuestas (esa tipa de Israel y la otra tipa de Chipre) me daban ganas de llorar. En los dos casos. Y más cuando vi que efectivamente iba a ganar una de las dos.
  • La de Israel me pone malo con sus movimientos de cabeza, que apetece darle una colleja a ver si se le pasa la tortícolis esa que tiene. La de Chipre es un pibón de quien presentan como aval el parecerse a Beyoncé (que se le parece como un huevo a una castaña, pero si se pareciera sería peor, porque Beyoncé me parece nefasta, un tristísimo desperdicio de recursos).
  • La canción de España era todo lo pastelosa que se quiera, pero tengo que reconocer que era una de las mejores canciones y fue una de las mejores interpretaciones. Hala, ya lo he dicho.
  • Voy a decir otra herejía. Salvador Sobral me parecía un cantante tirando a mediocre. De su canción de ayer puedo decir que me confirmó que a mí este tío no me funciona. Para ver gansadas, prefiero a Chikilicuatre. Creo que tuvo la suerte de llevar una canción muy bonita, pero a él le veo un talento justito, justito, lo que se dice justito. De acuerdo en que la voz no lo es todo, es muy importante estar… pero es que este tío no sabe estar, tampoco. Lo siento.
  • Sin embargo, allí estaba al piano Júlio Resende. Un figura, un tipo al que sí admiro un montón.
  • Y, sobre todo, no consigo entender cómo pueden hacer técnicamente ese espectáculo. Esos decorados, esas luces, esos trastos que tienen que meter y sacar del escenario en segundos. Me impresiona.
  • La que ganó es, para mí, una estrafalaria de tres al cuarto, un fraude de principio a fin. Pero al final, poniéndonos positivos, podía ganar una mujer gorda o una mujer pibón, y ganó la mujer gorda. Algo es algo.

Y eso dio de sí Eurovisión. Ya es mucho más que en años anteriores, porque generalmente procuro no verlo.

Anuncios

Menudas mierdas que validamos hoy

2 02UTC mayo 02UTC 2018

El otro día un concursante de La Voz en Australia, un tal Oskar Proy, cantó una versión libre del Asturias, patria querida. Ha tenido repercusión porque en Asturias siempre que alguien nos hace caso nos volvemos locos. La versión era esta.

Nada del otro mundo, pero bueno. La versión no es muy buena ni muy mala, tiene ciertos méritos y ciertos deméritos. Allá cada cual con sus gustos y con cuán en serio se tome la afectación que impera en estos concursos, tanto en concursantes como en jurados.

El caso es que entre las reacciones un músico asturiano de primera fila (ejem) ha dicho (según un periódico):

[…] yo creo que vivimos unos tiempos en los que se validan cosas que en condiciones normales pasarían inadvertidas en otras épocas. [Las redes sociales] tienden a valorar lo fácil.

Es una reacción válida como otra cualquiera. Lo raro es que esto lo diga precisamente aquel que propuso para esa misma canción una letra que… en fin.

Su letra le parecía estupenda. Y la versión de este chico le parece algo que en otra época pasaría inadvertido, y que es “fácil”.

Yo no sé si me gusta la versión de Proy o no. Pero sí sé, sin duda, que es un trabajo infinitamente mejor que la letra del crítico este.