Más listos que la NASA

El mundo está lleno de listos. No se limitan a saber de informática más que los informáticos, de medicina más que los médicos, y de todo más que todos. El otro día parece que Ana Guerra publicó una de esas fotos hiperpreparadas de Instagram, esta:

Qué tonta, no sabe tocar el piano

Por lo que parece, mucha gente se rió de ella porque no sabe que para tocar el piano hay que levantar la tapa. A buen seguro que muchos lo dirían en broma, pero muchos se apuntaron realmente a la historia. Estoy seguro de que muchos de los que comentan, a pesar de no haber estado en su vida cerca de un piano, son tan imbéciles que creen realmente que Ana Guerra, cantante profesional desde hace unos cuantos años y estudiante de flauta travesera en un conservatorio durante ocho, no sabe cómo se toca uno (no digo ya que toque bien o mal, sino que no sabe cómo funciona). Y que esa foto se ha hecho así, por casualidad, sin querer, y la han pillado.

Algo parecido ha pasado con el primer paseo espacial solo para chicas. Incluso Buenafuente, a quien respeto, se ha subido al carro de la historieta fácil. Míralo aquí, 1’27”:

La borma está bien, pero no es todo broma. Dice Buenafuente que “han investigado”, y para él “investigar” es leer a un becario de El País. Se cree esa sandez de que la primera astronauta tuvo problemas con el traje porque “los ingenieros de la NASA no sabían exactamente cómo orinaba”. Y llama a los ingenieros de la nasa “ingenierito de la mierda”, y se apunta al éxito fácil hoy en día: reñir a alguien por machista para que te aplaudan. Pero el feminismo desinformado y erróneo no ayuda en nada.

No es mi especialidad ni mucho menos pero, total, visto el nivel, voy a opinar. Hay algunas circunstancias que conviene tener en cuenta.

  • Durante muchos años, casi todos los astronautas han sido militares. Pilotos de pruebas o de caza, muchos con experiencia en combate, aparte de tener títulos en ingeniería. Hoy en día esto no es tan inevitable, pero más de dos tercios de los astronautas que ha habido han sido militares. Ahora mismo, en la ISS hay seis personas, y cuatro (incluyendo a la propia astronauta implicada) son militares. Para exigirle a la NASA que haya muchas mujeres astronautas, seguramente habría que conseguir antes que hubiera muchas en la cantera: en el ejército, pilotando aviones.
  • Respecto al asunto de la orina, de hecho supongo que orinar en un traje sin gravedad es un problema ténico muy, muy serio y de importancia crítica. Seguro que para hacer el primer traje de hombre hubo que realizar infinidad de investigaciones y pruebas. Y no es de extrañar que para la primera mujer, siendo el problema distinto, hiciera falta todo un programa de I+D; sí, solo para mear. Pese a que la NASA ya sabe hacer trajes, tiene abiertos varios programas para desarrollar trajes nuevos, y ha invertido en ellos más de 100 millones de dólares.
  • Hay varios tipos de trajes espaciales, para diferentes fines. Sospecho que el de los paseos espaciales (el llamado EMU, Extravehicular Mobility Unit) es seguramente el más complejo y el que plantea requisitos de seguridad más estrictos. No se parece a una camiseta gorda, sino más bien a una nave espacial especializada.
  • Un traje de esos tiene que proteger al astronauta de las condiciones del espacio. Tiene que mantener una presión atmosférica para el astronauta, mientras que fuera no hay más que vacío. Tiene que mantener su temperatura; entre otras cosas, tiene que reflejar la luz solar para que el astronauta no se fría (en el espacio es mucho más difícil y necesario refrigerar que calentar, porque no hay convección). Y además… tiene que permitirle hacer el trabajo.
  • El astronauta está básicamente en un globo ultrarresistente inflado a presión. ¿Cómo puede moverse y doblar brazos y piernas? Pues es difícil, y el primero que lo intentó, Alexei Leonov, lo comprobó por sí mismo. Aquella misión casi acaba en tragedia. No pudo ni operar su cámara fotográfica. Al volver a entrar tuvo que violar por su cuenta y riesgo todos los procedimientos: entró de cabeza (no de pie), y en la esclusa sacó aire de su traje para poder dar vuelta y cerrar la escotilla externa. En 20 minutos su temperatura corporal subió 1,8 ºC. Dijo que estaba metido en sudor hasta las rodillas dentro de su traje. (Esa misión tuvo un aterrizaje de lo más accidentado, además, pero es otra historia).
  • Total, que los paseos espaciales son una actividad tremendamente física. No la puede hacer cualquiera, y no se puede hacer con cualquier traje; tiene que ser perfecto.
  • Los trajes de las misiones lunares se fabricaban a medida de cada astronauta. En la actualidad, se hacen combinando piezas estándar de diversas tallas. En particular, la parte de arriba y la de abajo se pueden combinar. El astronauta se prueba trajes en los entrenamientos en tierra y decide cuáles sirven; puede optar por una sola combinación posible o por varias, pero en el espacio esto puede cambiar (un astronauta de 1,80 puede medir 1,85 en la ISS) y solo se sabe con certeza la talla allí arriba y en el momento de intentarlo.
  • El plan de la misión se alteró a propuesta de una de las dos mujeres implicadas, Anne McClain. Creía que le valían los trajes de dos combinaciones, pero tras un primer paseo espacial con talla grande comprobó que necesitaba la mediana, la misma que su compañera.
  • De hecho había dos trajes de la talla adecuada, pero resulta mucho más fácil cambiar quién sale que reconfigurar los trajes. Así que se decidió cambiar de día a una de las dos.
  • La NASA tiene un cierto problema con los trajes espaciales (de hombre y de mujer). Los trajes tienen una vida útil determinada, y necesitan mantenimiento.
  • Los trajes debían enviarse periódicamente a la Tierra para repararlos y mantenerlos, y esto iba a hacerse en el transbordador. Pero… ahora no hay transbordadores, por las razones que sabemos. Así que se mantienen con menos frecuencia.
  • De los 18 trajes originales de la ISS, solamente quedan 11; unos están en un estado más fiable que otros. De los que faltan, 4 se perdieron en los desastres del Challenger y el Columbia. Hay dudas sobre si los trajes durarán hasta que termine la vida útil de la ISS (2024; quizás se prorrogue). Hacer uno de esos trajes costaba unos 2.000.000 $, pero ahora se dice que fabricar ahora más de esos trajes tendría un coste inasumible (recuérdese que se están desarrollando nuevos modelos, y son esos los que la NASA quiere utilizar en el futuro). La posible falta de un traje adecuado no se resuelve poniendo a Marie Kondo a doblar unas camisetas y mandándolas por SEUR.
  • De hecho, deberíamos felicitarnos por este cambio de planes. Si algo deberíamos exigir a la NASA es que haya aprendido de lecciones dolorosas como la del Challenger: no hay que ceder a las presiones, sino hacer lo correcto.

En 1977, antes de que nacieran muchos de estos listos, la NASA ya echó mano de una actriz de Star Trek para hacer campañas para reclutar mujeres, en 1978 contrató a seis astronautas mujeres, en 1983 mandó a una de ellas al espacio… Que no es que haya suficientes ni mucho menos, pero no parece muy justo pintar a la NASA como un montón de idiotas a los que no se les ha ocurrido que existen las mujeres o que mean diferente, sino como una organización que lucha contra un problema global que no puede resolver sin más por sí sola, y que en todo caso pone por delante los criterios técnicos y de seguridad.

Total, que esa organización pone (y trae de vuelta) hombres en la Luna. Consigue que vuelvan de la Luna y aterricen sanos y salvos unos tipos que van en una nave que ha explotado, con los medios disponibles y de forma improvisada. Hace aterrizar chismes en Marte y los controla desde aquí. Pero un montón de españoles listos les tiran de las orejas por machistas y por tontos, porque no se les había ocurrido tener sujetadores en la ISS o algo así.

Me da la impresión de que no les preocupa, y de que están a cosas más importantes.

Y esas dos mujeres también. Están allí por lo que valen para hacer su trabajo, y no para saludarnos y hacernos carantoñas a los zoquetes de la superficie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: