Archive for the ‘Humor’ Category

El taller

5 05UTC septiembre 05UTC 2016

Los talleres ya no son lo que eran. Ya no son esos sitios sucios, con paredes renegridas y llenas de polvo y telarañas, con suelos grasientos y montones de piezas de chatarra tiradas por todas partes. Hoy un taller es un sitio tecnológico, pulcro, iluminado, con aire más limpio que un gimnasio, con sala de espera separada y máquina de café; pero si quisieras esperar dentro, entre los coches, no pisarías charcos y mugre, sino unas baldosas blancas más limpias que las de tu casa.

Mira, mira lo que me encontré el otro día al reparar un neumático. Mira qué presentación. La sala de espera, y detrás de los cristales el taller.

taller1

Una maqueta de un Fórmula 1, llantas de aluminio megachulas, diseño.
taller2

Máquina de café, aire acondicionado.

taller3

Pero… espera… ¿Qué es eso que hay junto a la máquina de café?

taller4

Ah, amigo. Hay cosas que no cambian nunca. Ahora sí que estamos en un taller XD

Península Ibérica

21 21UTC enero 21UTC 2015

En los comentarios del artículo Las secuelas del #lunesTetas, de Arturo Quirantes, va uno y dice una frase que me parece soberbia:

[Farmaciajalon] España es el único país del mundo donde un mono puede ir de los Pirineos a Gibraltar sin pisar el suelo saltando de tonto en tonto.

Y entonces le contesta otro:

[Gerardo] Desde luego, digo, tomando en cuenta que España es el único país que se encuentra entre los Pirineos y Gibraltar. 😉

Me han parecido geniales las dos.

A ella nada, y a mí tampoco

19 19UTC noviembre 19UTC 2012

De lo meyor que vi en De folixa en folixa: Bertín atopando la bigornia del so zapatu, por así decir.

En San Xuan, en Mieres, cuandu fan vacer el enrame la fonte, pregúnta-ylo a unes muyeres. Y como nun se fíen d’él (y faen bien) dán-y la rempuesta precisa.

– ¿Sabe usté lo que vamos a hacer?

A ella… a ella nada, y a mí tampoco. ¡Vete p’atrás!

Inolvidable. Ná que añadir.

¡Tráyonin!

26 26UTC septiembre 26UTC 2007

Ayer (el lunes no pude) vi en un concurso de televisión de la TPA a mi gran amigo, el inefable Luigi. Y no me decepcionó en lo más mínimo. Luigi siempre ha sido así; al pan, pan, y al vino, como gochos.

En mi casa la TPA se ve de pena (salvo con TDT, que no tenía en ese momento) pero pude disfrutar de su sapiencia en algunos temas (que a mí no me sorprende), y del impagable momento en que por primera vez se transmitió por televisión la palabra tráyonin, en este caso en referencia al presidente rumano, Traian Băsescu, una broma que sólo un puñado de salenses selectos podrá entender.

Quizás en próximos episodios le pregunten por los cátaros y él, de refilón, cuele una referencia a los zátaros (no, no viene en Wikipedia, ni en el DRAE, ni en el de asturiano de LNE), o resucite al Conejo, Por la tarde, Con el piano, o a Ona bojer sencera y homilde, o a los alicáteros, o envíe un saludo a Cascarillas (ilustre predecesor en el arte concursil televisivo), Tarquino, los Blake, Tati, Titi, Toto, Tito o vaya usté a saber. Es capaz incluso de explicarnos qué es un osopútero (a ver qué cara ponía Lourditas, que aunque pare por Salas es probable que no esté enterada). La gente cree que los únicos mundos habitados son los de Tolkien. Menudo papanatas.

Catedráticos al gusto

19 19UTC diciembre 19UTC 2006

Nunca me lo había planteado, pero si me lo hacen a medida, sí me interesa. Me gustaría tener mi propio catedrático.

“A ver, nena, me pones cuarto y mitad del catedrático ese que tienes de oferta, pero me lo das poco hecho, que siempre me lo pones demasiado cocido”.

“Quiero el catedrático este, pero le pones 1GB más y un lector de tarjetas 6 en 1. No me interesa que venga con impresora, que me gasta mucho papel.”

“No, el tutor no me convence. Me llevo el catedrático, pero le rematas un poco mejor la sisa, y le pones unos botones dorados”.

¿No será algo así un “catedrático personalizado”? Lo digo por el anuncio este. Para acabar de rematarlo, el anuncio en cuestión estaba en la sección de humor de La Nueva España digital, pero vamos, era un anuncio auténtico.