Archive for the ‘llibros’ Category

Los llibros de 2016

31 31UTC diciembre 31UTC 2016

Esti añu nun lleí muncho. Pasélu cásique en blanco. Namás lleí un llibru que me regaló el mi amigu Manolo. Lluéu dime cuenta de que llevaba munchu tiempu ensin disfrutar de la ficción, y un poco por probar púnxeme a lleer dellos clásicos de ciencia ficción. Y lluéu, fai poco,  entamé a lleer tol ciclu de Asimov de les fundaciones, darréu.

Y equí toi:

 

Robots e imperio Isaac Asimov
Los robots del amanecer Isaac Asimov
El sol desnudo Isaac Asimov
Bóvedas de acero Isaac Asimov
Yo, robot (releído) Isaac Asimov
Flores para Algernon Daniel Keyes
La Luna es una cruel amante Robert A. Heinlein
Quantum Manjit Kumar

El talento según Sempé

18 18UTC mayo 18UTC 2016

Cuando leí, de pequeño, El pequeño Nicolás, me gustó muchísimo. Creo que aprendí mucho de ese humor, que de alguna manera es humor inteligente. Y también me gustaban mucho los dibujos, que me parecían perfectos para esa historia. Así que soy un admirador de Sempé.

Y en una entrevista en Babelia dice un montón de cosas de lo más interesante. Y me gusta mucho porque desmitifica el genio, la inspiración, la predestinación… y dignifica el trabajo, la naturalidad. Los grandes hombres, en realidad, no son los que creen ser grandes hombres. Mira qué montón de perlas. No sé con cuál quedarme. Alguien que contesta así… piensa con claridad, desde luego.

P. ¿Cómo llegó al dibujo?

R. Era más fácil encontrar un folio y un lápiz que un avión o un piano Steinway, por citar mis demás pasiones. En realidad, estaba loco por la música. Especialmente por el jazz, que ha sido la música del siglo XX. Hubiera hecho cualquier trabajo, pero todo el mundo me rechazó.

[…]

P. Siempre ha sido un gran defensor de la bondad.

R. Pienso lo mismo que Vasili Grossman, el autor de Vida y destino. Tuvo una existencia infernal, pero al final de su libro afirma: “Solo creo en la bondad”. Yo diría lo mismo.

[…]

P. ¿Cree en la inspiración?

R. Solo cuando llega. Cuando no llega, dejo de creer en ella.

P. ¿Qué hace cuando no llega?

R. En realidad, solo cuenta el trabajo, por mucho que me fastidie. La inspiración hay que ir a buscarla.

[…]

P. ¿Por qué no le gusta la palabra obra?

R. Resulta demasiado pretenciosa. En el fondo, usted y yo no dejamos de ser personas corrientes. Cuando veo a un tipo que habla de su obra como si fuera La Gioconda, me entra la risa.

P. Es por modestia, entonces.

R. No, más bien por un deseo de ser preciso respecto a lo que pienso de mi trabajo. Llamarlo trabajo, oficio o incluso curro me parece bien. Cualificarlo de obra, no.

[…]

P. ¿Todos somos prisioneros?

R. Eso parece. Tanto si hemos elegido nuestra vida como si no. Pero no me haga hablar de estas cosas. Mejor pregúnteselo a Nietzsche o a Pascal.

P. Ya, pero están muertos.

R. Ah. Por eso nunca responden cuando los llamo.

[…]

Le contaré otra anécdota: mi músico favorito, Duke Ellington, que es un hombre que logró todas las recompensas y sedujo a todas las mujeres que uno pueda imaginar, solía decir, al final de su vida, que lo que había contado más era encontrarse en los brazos de su madre cuando era pequeño…

Alguien que dice tanto con tan pocas palabras, o con tan pocas líneas… no sé si es un genio, pero sí es un modelo, desde luego.

El Planeta

11 11UTC mayo 11UTC 2015

El otro día escribí sobre Gadea Fitera. Que, por cierto, sigue con sus cosas: aquí vuelve a decir que la culpa de las enfermedades es de la “inmigración descontrolada”,  aquí sigue de víctima porque hace un tiempo que no sale de discotecas (¡esto sí que es una madre coraje!)… en fin, en su línea.

Una de las cosas que me llamó la atención fue enterarme de que Fitera fue finalista del Planeta (sí, fue el momento en el que ya se consideró plenamente escritora). Básicamente me preguntaba cómo es posible que sea finalista del premio Planeta alguien que escribe tan mal.

Cuando digo que escribe mal no digo sólo que escriba sandeces que dan vergüenza ajena, como cuando dice “Me gustaría empezar diciendo que cualquier madre que ha criado a sus hijos seis meses (o el tiempo que sea) sin ayuda, tiene todo el derecho a quejarse, lo que quiera cuando quiera, si eso le ayuda a sentirse mejor con la carga que lleva”. Digo que escribe mal-mal: no sabe usar los signos de puntuación, los acentos, las palabras, como cuando en el mismo artículo dice “lo que escribo no tiene porque [sic] gustar a nadie”. ¿Se puede ser finalista del Planeta escribiendo tan deficientemente?

Que el premio es un chanchullo ya se sabe incluso sin estar al tanto. Pero uno pensaba que, chanchullos aparte, los libros con los que organizan el chanchullo serían libros de nivel profesional. De profesional de la escritura. Vamos, que pasarían sin problemas una revisión de nivel bachillerato. Y resulta que no es así.

Empecé a mosquearme al recordar que la mismísima Rosa Regàs no es que haya sido finalista, sino que ¡ganó el premio! Es imposible leer una columna completa de Rosa Regàs sin faltas de ortografía o de sintaxis, pero quizás cuando se sienta con calma a escribir un libro lo haga bien. O se lo revise alguien, no sé.

Pues no; al parecer, Regàs escribe así siempre. Y no me sorprende nada.

A raíz de esto, empecé a ver por ahí críticas bastante detalladas de los libros del Planeta. Y me encontré con todo un género, muy interesante y revelador. Gente que se lee esos bodrios por nosotros, y nos los detalla casi página a página. He disfrutado mucho leyendo algunas.

Por supuesto, no necesariamente estoy de acuerdo con todas. Quienes escriben las críticas, por cierto, cometen a su vez montones de faltas de ortografía, y eso incomoda bastante. También a veces se indignan por cosas que seguramente no son tan indignantes (detalles argumentales, por ejemplo). Una vez que entran en la espiral de escarnio, parece que no pueden parar. Pero sí, la gran mayoría de lo que escriben parece cierto. Y, si lo es, el premio Planeta no sólo es un chanchullo; es que los libros premiados suelen ser una mierda.

Basta leer una crítica al libro de María de la Pau Janer, al de Jaime Bayly o al de la propia Rosa Regàs. Estos críticos a veces quizás se pongan un poco tiquismiquis, pero de todos modos hay tanto material, tanto argumento para destrozar esas novelas, la evidencia es tan abrumadora, que la conclusión es clara.

Sí, se puede ser finalista del Planeta, y hasta ganarlo, escribiendo rematadamente mal. No es que el Planeta elija buenos libros, pero haciendo la trampa de publicar siempre a autores famosetes o con criterios comerciales. Es que elige directamente malos libros; sólo importa el autor.

Lo bueno es que, como digo, he descubierto un género. Leyendo esas críticas, por mal escritas que estén, seguro que he aprendido más, disfrutado más y perdido menos tiempo que leyendo los libros originales. Y, de todas maneras, los originales también están mal escritos, así que…

 

Andalucía y Asturias

30 30UTC diciembre 30UTC 2014

Va muncho que quería poner esto a disposición del mundu. Andalucía y Asturias, de Diego Terrero y Teodoro Cuesta.

Nun ye dalgo actual; por embargu, ye dalgo vieyo, con un estilu antiguu, una polémica poética d’eses que ya nun se faen. Pero yo sintiera falar d’esti llibrín dende pequeñu, y nun m’alcuerdo cómo, llegóme un exemplar. Vieyu. Non de 1870, cuandu se publicó, pero d’una edición de 1931.

Va poco decidíme a ponelo equí. Ye un folletucu que caía a cachos, y fice por curialu lo más posible. Quité-y les grapes, que daquién y punxera a lo burro; duldé si desdoblar fueyes que llevaben dobláes más tiempu del que llevo yo sobre la faz del mundu… Alisélo, escaneélo y lluéu preparé una versión un pocoñín más lixera pa Internet.

Esta polémica, llena de tópicos y, como digo, d’otru tiempu, tovía se ve delles veces referenciáa perende. Incluso polo visto daquién grabó un discu, cola voz de Matías Prats (padre) y la del actor y barítonu Antonio Medio, y güey pues escuchalu’n Youtube.

Sí, esti ye'l mi exemplar

Sí, esti ye’l mi exemplar

Pues equí ta en PDF. Pémeque ponela equí nun ye ilegal, y fáigolo de buena fe; fai 83 años que s’asoleyó esta edición, y más d’un sieglu que se publicó’l testu orixinal. Espero que naide nun venga decime que lo quite… Hasta onde sé, esto ta nel dominiu públicu, incluso coles leyes demenciales que lo rixen.

Ye una pena que nun podáis ver el papel verxurao coles manches de les décades, les esquines comíes… Pero polo menos podemos compartir esta reliquia.

Sí, señores. En 1870 hebía xente escribiendo’n asturiano. Pero nun ye raro; pa les bromes y la comedia, nin siquiera güey ta mal visto.

Andalucía y Asturias, por Diego Terrero y Teodoro Cuesta [PDF, 8,8 MB]

 

 

Los llibros de 2014

30 30UTC diciembre 30UTC 2014

Y por cumplir la tradición… lo que lleí’n 2014. Muy, muy poco. Lleí abondo, pero artículos más que ná. Pocos llibros.

100 preguntas sobre ciencia (Isaac Asimov)
El monstruo subatómico (Isaac Asimov)
Breve historia de la Química (Isaac Asimov; esti ya lu lleera enantes)
Eichmann en Jerusalén (Hannah Arendt)
El dilema-600 días de vértigo (José Luis Rodríguez Zapatero)

Cómics:

Mi vida mal dibujada (Gipi)
La juventud de Buddy-Odio (Peter Bagge)

Y un llibru que me paez buenu, pero que nun pude terminar: Las uvas de la ira, de John Steinbeck. ¿Sabes por qué nun lu terminé? Porque taba poniéndome de tan mal humor, que nun quise saber lo que pasaba. Podía habese escrito güey.

Frases de Hitchens

16 16UTC julio 16UTC 2014

Estoy terminando Hitch-22, el libro de memorias de Christopher Hitchens. No siempre es interesante para el lector la cantidad de nombres y hechos que menciona, a veces de manera un poco deslavazada, pero creo que es la única forma en que se pueden escribir unas memorias. La vida, y los recuerdos, son deslavazados y tentativos, y no pueden ser de otra manera.

En el libro, o fuera de él, he encontrado muchas frases interesantes, como corresponde a un escritor de su talla e inteligencia. Pero apuntaré un par de ellas que me llamaron la atención especialmente. Algunas al parecer proceden de su último libro, Mortality, que no he leído, y que escribió mientras vivía la enfermedad que lo llevó a la muerte:

Always prided myself on my reasoning faculty and my stoic materialism. I don’t have a body, I am a body. ( Siempre me he enorgullecido de mi raciocinio y de mi materialismo estoico. No tengo un cuerpo, soy un cuerpo.)

If I convert it’s because it’s better that a believer dies than that an atheist does. (Si me convierto, es porque es preferible que muera un creyente que un ateo.)

Y de Hitch-22:

Los intentos de situarse en la historia son tan naturales y tan absurdos como los intentos de situarse en la astronomía.

 

Los libros de 2013

1 01UTC enero 01UTC 2014

Primer día del año nuevo. ¿Cómo empezar? Cumpliendo la tradición.

¿Los saltos de esquí? No. ¿La marcha Radetzky? No.

La lista de libros.

Un año muy poco lector, la verdad.

Los libros:

La seducción de la música (Christoph Drösser)
La batalla del Atlántico (Andrew Williams)
El caso Bárcenas (Ernesto Ekaizer)
El asombroso viaje de Pomponio Flato (Eduardo Mendoza)
Romper una canción (Benjamín Prado)
Juan Carlos I, un rey golpe a golpe (Patricia Sverlo)

El de Pomponio y el de Juan Carlos, bastante bien. De Romper una canción ya hablé aquí. El caso Bárcenas es bastante decepcionante; te enterarás de todo lo que sabe Ekaizer y con quién se trata, pero seguirás sin saber quién, por qué aquí, por qué ahora, publicó esos papeles.

Y los cómics (que también son libros, ya lo sé, pero entendámonos):

El mundo de Alef-Thau (Alejandro Jodorowsky,Marco Nizzoli)
Kabul Disco-Tomo I-Cómo no fui secuestrado en Afganistán (Nicolas Wild)
Paul en Quebec (Michael Rabagliati)
Stitches – una infancia muda (David Small)
Marzi 1984-1987 (Sylvain Savoia,Marzena Sowa)
Lackadaisy (Tracy J. Butler)

También releí Arrugas, de Paco Roca.Todos ellos muy buenos, espero escribir más detalles. De Lackadaisy ya dije lo grande que es.

Ya los tengo

30 30UTC octubre 30UTC 2013

La obra fundamental de un genio. Bueno, al menos está mucho más cerca de serlo que Steve Jobs. ¿Con quién te quedarías tú como genio? Tienes a un tipo que supo hacer mucho dinero y elegir las ideas que en realidad eran de otros, frente a otro que escribió (de hecho, está escribiendo) el compendio básico de los fundamentos de una ciencia. Los medios no tienen duda: se quedarían con Jobs, y nunca oirás la fascinante historia de The Art of Computer Programming. Un libro (puaj), que se acabó convirtiendo en siete (¡puaaaaj!), y que el tipo lleva escribiendo cincuenta años… ¿a qué clase de empollón aburrido le puede interesar esa chorrada, frente a una cola de chinos que quieren comprar el iPhone nuevo? No hay color.

Mira qué guapos. Fundamental Algorithms, Seminumerical Algorithms, Sorting and Searching.

The Art of Computer Programming

Ahora sólo falta leerlos.

Ja. Atribuyen a Bill Gates esta frase: “If you think you’re a really good programmer… read (Knuth’s) Art of Computer Programming… You should definitely send me a résumé if you can read the whole thing.”.

Que viene a ser: “Si crees que eres un programador bueno de verdad… lee The Art of Computer Programming… No dudes en enviarme un currículum si consigues leértelo entero.”

Loquillo vs L.A.

26 26UTC julio 26UTC 2013

Ya dije que Loquillo es la repera. Y el otro día le afeé que escribiera mal Manhattan, Pasadena y cosas así.

Hoy veo en El Mundo que vuelve a ser la repera, porque habla de uno de sus poetas de cabecera, Luis Alberto de Cuenca.

Por una parte, me fatiga mucho esa pose de buscarse enemigos donde no los hay, de ser rebelde sin causa (pero de verdad: sin causa). Cosas como “No es progre y eso se paga” (¿?) o “un himno para quienes no encajamos en nada, para los que no hacemos lo que se espera de nosotros”. Mira que es difícil ser original, mira que es difícil no encajar o sorprender, y Loquillo lo asume como hecho cierto y conseguido. Él es la repera, ya lo dije. Si quieres ser un escritor maldito, y no te maldice nadie, pues da igual; tú eres escritor maldito, te regodeas en ello, te vistes de negro y a ver quién te dice que no eres un escritor maldito. O cualquier otra cosa romántica parecida. Hay gente que sólo sabe nadar contracorriente, y si no hay corriente se la tiene que inventar y poner cara de velocidad.

Dice Loquillo: “En mis viajes con Luis he aprendido más de literatura que en mis años de escuela”. No me cabe duda, pero quizás es que no quiso aprovechar mucho sus años de escuela. Porque si no, no se entiende que escriba tan mal. Técnicamente, digo. No se entiende que alardee de conocer literatura, y se queje amargamente con Luis Alberto de cómo retrocede en España el conocimiento de la literatura… en una columna tan mal escrita. Con tantas concordancias dudosas. Con tantas frases a medio construir (o sea, mal construidas). Y con este broche de oro, este hallazgo glorioso, para enmarcar:

Hay está su trabajo como filólogo, traductor o letrista […]

“Hay está”. Con un par. Ole, ole y ole.

No sé, quizás Loquillo se ría jactanciosamente de mis reconvenciones, me suelte un “quod erat demonstrandum”, vuelva mis argumentos contra mí y diga que para él la cultura no es esa cosa estirada y esclerótica que otros creemos, que la cultura también es pop, que él no encaja y sorprende, que no se doblega ante las normas burguesas y caducas, que el arte se hace con el corazón y no con el diccionario de la RAE, esa que pasa olímpicamente de Luis Alberto de Cuenca. Etcétera.

Quizá diga todas esas gilipolleces, quizá no. El caso es que al margen de lo que digas, de cómo lo digas o de lo artista que seas o creas ser, hay cosas que no tienen perdón. Y una columna escrita así, que delata (en un influyente diario de ámbito nacional) que o no la has repasado o es que realmente no sabes escribir, es impresentable y debería darle vergüenza. Aunque sólo fuera por respeto a L. A., como él lo llama.

Primero, cumple uno con los mínimos, se trae los deberes hechos, se gana un mínimo de respeto… y a partir de ahí, se malditifica todo lo que quiera.

La pornografía de Anna Frank

6 06UTC mayo 06UTC 2013

Esta es una historia de esas de titulares llamativos y de reacciones furibundas, que después de pensárselo se convierten en menos llamativos y menos furibundas.

Uno ve en el periódico algo como esto:

Varios padres de EEUU piden la retirada del 'diario de Anna Frank' por 'pornográfico'

¿Cómo? ¿Que no se recomiende su lectura? ¿Pornográfico? Anda, estos americanos, les parece estupendo que sus hijos jueguen con pistolas, pero no que lean el diario de Anna Frank. Etcétera, etcétera.

Después de leer el artículo entero, yo llego a una conclusión:

Que puede que hasta esté de acuerdo con esos padres.

En realidad, no sé si estoy de acuerdo o no, por una razón importante: que no he leído el diario de Anna Frank. Eso en primer lugar.

En segundo lugar, la noticia es engañosa. Resulta que al parecer ha salido una nueva edición del diario, que incluye capítulos que no se habían publicado antes, en los que Anna descubre, supuestamente, aspectos de su anatomía sexual. Huelga decir que eso tampoco lo he leído. De hecho, no se habían publicado porque a su padre le parecían demasiado explícitos.

Hay quien dice que el diario de Anna Frank es falso en su totalidad, pero suponiendo que sea auténtico, es un diario. Eso quiere decir que Anna no lo escribió para que lo leyera nadie. Y es verosímil que hablara de su intimidad y no sólo de lo malos que eran los nazis (que lo eran).

Que la queja sobre el diario la encabecen unos padres de un sitio llamado Northville, Michigan, y se pronuncien sobre ello en la Fox, hace que a uno le apetezca soltar la retahíla esa de los americanos puritanos y obsesos (que lo son). Pero sigue siendo cierta una cosa: que no he leído el diario, ni el abreviado ni el de los extras.

También es cierto que están hablando de niños de 12 y 13 años. Con todo lo abierto que uno pueda ser respecto al sexo y a la educación sexual (que lo soy, creo), no necesariamente tiene que creer que toda forma de aproximación al sexo, a cualquier edad, es adecuada (de hecho… una afirmación como la precedente podría llevar a uno a la cárcel, según en qué circunstancias se hiciera). Es verosímil que el diario de Anna Frank no me guste para que lo lean niños de 12 años. No lo sé. Yo no recomendaría a un niño de 12 años leerse el Quijote crudo, ni la Crónica de una muerte anunciada, muchos otros libros que me parecen fundamentales.

Probablemente se absurdo eso de usar el término “pornográfico”; estoy prácticamente seguro de que en el diario de Anna Frank no hay ni atisbo de pornografía. Pero tampoco me fío de que realmente se haya usado ese término, por muy entrecomillado que vaya (hace mucho que nuestros periodistas no respetan ni las comillas).

Total: que la noticia es vistosa y de esas que generan muchos comentarios, y seguramente los papis americanos son unos mojigatos violentos y todo lo que se quiera.

Pero también puede ser que tengan razón.