Archive for the ‘Uncategorized’ Category

I should care

4 04UTC febrero 04UTC 2017

Va tiempu que nun cuelgo ná que toque (y que nun grabo). Y anque esti tema nun toi estudiándolu, ni nada, préstame, y anque nun lu sé malapenes, grabélu igual, porque ye bueno pal estudiu. Y bueno, pues equí queda.

Ye incómodo grabar un acompañamientu pa naide, como si tuvieras falando con una pantasma. Y ye incómodo tocar dempués con un acompañante que nun te ta escuchando. Y más, como digo, ensin saber el tema. Pero tampoco tamos operando a corazón abiertu.

Grabáo cola Godin Multiac, Zoom R16, y mezclao con Audacity (reverb, pan, volumen y pallá).

I should care

Opinión dirigida

21 21UTC diciembre 21UTC 2016

Más de toros.

En el periódico sacan como noticia un test que les han hecho a unos niños en clase. Supuestamente, el ejercicio trataba sobre siniestralidad en festejos taurinos, maltrato a los animales y responsabilidad política.

Y también supuestamente el test estaba sesgado. Dice el periodista que ha generado malestar entre algunos padres de alumnos “que consideran que excede al debate para dirigir la opinión de los jóvenes en un solo sentido”.

Bueno, es noticia que un ejercicio de un instituto de Castellón genere malestar entre algunos padres de alumnos. Con algo hay que rellenar.

Pero es que el ejercicio, y esto es parte de la noticia, se hizo en clase de religión.

A mí no me llama la atención que hablen de toros en clase de religión. Lo que me deja perplejo es que “algunos padres de alumnos” se sientan molestos porque algo dirige la opinión de los jóvenes en un solo sentido… siendo padres que matricularon a sus hijos ¡en la asignatura de religión!

Corridas con buena impresión

9 09UTC mayo 09UTC 2016

La semana pasada vimos uno de esos ejercicios estilísticos del periodismo español. Todos los telediarios, una y otra vez, hablaban de una noticia al parecer interesantísima: que unos chinos vinieron a hacer turismo a España. La noticia tiene facetas relevantes, por supuesto; otra cosa es que haga falta repetirla una vez, y otra, y otra, y que haga falta ver cómo los reporteros de los programas marujiles se acercan a los chinos como si fueran idiotas en vez de chinos, y hagan a su vez el idiota con sus tópicos paletos.

Los telediarios se regocijaban, pues, en dejar claro con un orgullo incomprensible cómo los chinos iban a disfrutar de sangría, paella y toros. Claro: ¿a qué vas a venir a España si no?

Quienes estábamos viendo la televisión en una de esas múltiples exhibiciones de caspa patria nos indignamos un poco con todo aquel regocijo e insistencia con los toros. Decíamos: “Ya, pues quiero ver con qué cara salen estos de la corrida, después de que vean al bicho mugiendo y agonizando, cuando vean la sangre, la saña. Quiero ver si salen tan encantados como entran, o salen pálidos, desencajados y con ganas de vomitar. Eso no lo ponen, no.”

No nos dio tiempo ni a quejarnos; ya dijeron los intrépidos reporteros que era una corrida “sin sangre”. Que no había rayas pintadas en el suelo ni nada, porque no había picadores, ni banderillas, ni mataban al toro. Yo creo que nos indignamos todavía más. Ya que estamos con tópicos asquerosos, a aquella gente la estaban engañando… eso, como a chinos. No vieron una corrida de toros, no vieron eso que a los demás nos da asco; vieron un simulacro. El colmo de la hipocresía.

No; el colmo de la hipocresía lo pude leer en una noticia sobre cómo les salió mal el Mister Marshall a los del pueblo donde hicieron la corrida. Porque tuve que leer esto de boca de un torero.

[…] afirma el novillero Juan Carlos Benítez. Era su primera exhibición, “y ha sido bonita”, reconoce. No ha habido banderillas, ni sangre, ni muerte: “Se les enseña qué es el toreo, no queremos que se vayan con una mala impresión”, explica el matador.

A ver, señor novillero.

No hay banderillas, ni sangre, ni muerte. Pero dice que les han enseñado lo que es el toreo.

¿Qué diantres es el toreo, señor novillero?

¿De qué se avergüenza?

¿Por qué quitan los picadores y los banderilleros, la sangre y la muerte, y no quitan el paseíllo, el capote o cualquier otra cosa? ¿Cuál es la diferencia? Porque yo creí que no la había, que era todo arte, un arte que te cagas de zenzibilidá.

Repito: ¿de qué se avergüenza?

¿Por qué piensa que se llevarían una mala impresión si vieran una corrida normal, y entonces hacen esta pantomima?

Son preguntas estúpidas y obvias, ya lo sé. Pero es que siempre que hay un debate con los protaurómacos tiene uno que enfrentarse a argumentos estúpidos y obvios que nos quieren hacer pasar por aceptables y serios.

Así que para evitar una mala impresión esconden lo que en realidad hacen. Me parece absolutamente repugnante, hipócrita, miserable, rastrero. Saben que eso que hacen sólo lo tolera alguien a quien hayan enseñado desde pequeño a aceptar lo anormal, a ver torturar animales sin inmutarse; no un adulto formado y con mínimas capacidades de raciocinio y empatía.

Señor novillero, no volváis a pretender que comulguemos con ruedas de molino. Que ni somos chinos, ni somos idiotas.

Eso sí: los chinos, se diga lo que se diga, se han llevado una impresión bastante exacta de nuestro país. Un país en el que se llama maestros a los toreros, y cualquier otra cosa a los maestros. Un país que quiere dárselas de lo que no es. Un país que, aunque lo queramos disimular, en el fondo no ha salido de los años 60.

Diputaciones

25 25UTC febrero 25UTC 2016

Reconozco que nunca he sabido muy bien qué eran las diputaciones provinciales. No sabía para qué servían ni por qué había tanta gente hablando de eliminarlas.

Ya en las elecciones de 1996, aquellas que tuvieron como consecuencia que alguien como Aznar llegara a presidir un país, uno de los puntos fuertes de su programa era… reducir los altos cargos. La gente simple (en el mal sentido de la palabra) puede creer que sus problemas se arreglan así, y de hecho muchos picaron. Echando pocas cuentas se habría visto que el ahorro en euros (pesetas, de aquella), aunque hubiera podido resultar ético o conveniente, poco iba a cambiar las cosas. De todos modos, Aznar no solo no redujo el número de altos cargos, sino que lo amplió.

Desde entonces hemos oído “soluciones” como esas una y otra vez. Mucha gente habla de “eliminar duplicidades”, como si se estuviera gastando todo el dinero dos veces.  Otros lumbreras hablan de “eliminar las autonomías”, como si el grueso de la Sanidad o la Educación se pudieran dejar de pagar por cambiarle el cartel a un local y que en vez de “comunidad autónoma” pusiera “ministerio” y los médicos o profesores tuvieran otro logotipo en la nómina.

Respecto a las diputaciones no tenía ni idea, y lo admito, así que cuando hoy vi un artículo que hablaba de ello, decidí arriesgarme a leerlo, por si el periodista realmente había hecho su trabajo y me explicaba algo. ¿Cuánto cuestan las diputaciones provinciales?, se pregunta.

Fue interesante. Supe que no sabía nada de las diputaciones, entre otras cosas, porque donde yo vivo no hay. Y los autores explican, al principio:

[…] cuentan con un presupuesto de casi 6.400 millones de euros, que alcanzaría los 22.000 millones si se incluyen [las forales, Baleares y Canarias] […] suman un total de 60.696 empleados, 7.000 más que el Banco Santander y el BBVA juntos en España.

Espera un momento…

Yo creía que estábamos hablando de una institución meramente formal que no hace casi nada, de esas que tienen más jefes con chófer que empleados, o algo así, y la eliminas y los enchufados se van a casa. Pero… ¿22.000 millones? ¿60.000 empleados? ¿De verdad alguien se cree que se puede eliminar algo así sin más?

Sigo. Resulta que las diputaciones prestan servicios comunes para municipios de menos de 20.000 habitantes. Y el pactito que han firmado Sánchez y Rivera:

[…] incluye la supresión de estos organismos para transformarlos en consejos provinciales de alcaldes.

Brillante idea. Pero ahora sería estupendo que alguien me explicara cómo es que se suprimen, pero a la vez se transforman (que me parecen cosas incompatibles), y por qué llamándolas “consejos provinciales de alcaldes” van a hacer más, o mejor, que llamándolas “diputaciones provinciales”. ¿Acaso vamos a pasar de gastar 22.000 millones a 1.000, o algo así? ¿Vamos a librarnos de 60.000 empleados públicos (que, por cierto, tendrían un impacto notable en las cifras del paro y en los subsidios)?

Todo esto sin perjuicio de que en las diputaciones haya habido todo tipo de irregularidades y corruptelas. Pero insisto: ¿va a mejorar eso por convertirlas en consejos de alcaldes? ¿Cuál es el ahorro real? ¿Qué “duplicidad” se va a eliminar finalmente? ¿De qué va todo esto?

¿Por qué me han vendido esto como si se tratara de cerrar sin más entidades innecesarias o de poca monta?

 

Murió Johnny Winter

17 17UTC julio 17UTC 2014

Johnny WinterNo hay mucho que decir. Ha muerto uno de mis héroes de juventud, el guitarrista Johnny Winter. Así que nos hemos quedado sin el albino feroz.

Hay quien piensa que el blues se hace con la piel, y entonces cree que es cosa de negros, o que el blues que hacen los negros es intrísecamente distinto del que hacen los blancos. Ni lo sé ni me importa, pero Johnny no era un negro corpulento, era un blanco blanquísimo, albino, flaco, esmirriado hasta el límite, y hacía ese blues en el que la guitarra eléctrica lo era todo.

Cómo lamento no disfrutar ahora de la misma manera esa música, ese instrumento. Johnny es un exponente de una manera de hacer música que, cuando yo era pequeño, era lo más. Hoy tengo héroes por encima de Johnny, que supongo que también destronaré algún día. De hecho, lo cierto es que hoy no tengo prácticamente a nadie en ningún pedestal: hay un Olimpo en el que cabe mucha gente.

Pero aunque no disfrute tanto de esa música (porque es casi imposible), desde luego que la disfruto, y mucho. El blues eléctrico sigue siendo el patrón contra el que se mide todo lo demás.

Pues hoy me siento un poquitín más huérfano. Ya se fueron Hendrix (casi cuando yo nací), T-Bone Walker, John Lee Hooker, Bo Diddley, Muddy Waters, Albert Collins, Gary Moore, Johnny Copeland, Alvin Lee (¡hace poco más de un año!), Albert King, Stevie Ray Vaughan, Jeff Healey… Pero siguen por aquí (espero que por mucho, mucho tiempo) Buddy Guy, B. B. King, Eric Clapton, Robert Cray,  Robben Ford, Derek Trucks, Coco Montoya, Keb’ Mo’.

Y toda la música occidental sigue en deuda con el blues, conscientemente o no.

Así que aquí va un pequeño funeral en memoria de Johnny Winter. Lo mejor es que toque él mismo.

De verdad o de mentira

31 31UTC enero 31UTC 2014

Yo sé que la publicidad envuelve las cosas de manera… creativa. Pero creo que llega un punto en el que tendríamos que ponernos un poco serios.

La Coca-Cola es un refresco. Agua con cantidades desmesuradas de azúcar y algunos otros productos, que hacen que sirva para calmar el dolor de estómago o evitar resbalones cuando uno juega al baloncesto. Sería muy razonable que la publicidad mostrara esas virtudes, y nos convenciera de que es mejor calmar la sed con Coca-Cola que con agua, o el dolor de barriga con Coca-Cola que con bicarbonato, o incluso que es mejor aplicarla a las suelas de los playeros nuevos, en vez de laca, para mejorar la adherencia.

Lo que no tiene ninguna justificación es que nos convenzan (y nos lo creamos) de que la Coca-Cola es un modo de vida, un potenciador del buen rollo, el espíritu de la Navidad, los abdominales de un obrero  o un imán para encontrar novia.

Lo mismo puede decirse de los coches, que son instrumentos que te desplazan de un lugar a otro; no sólo es que en los un porcentaje sorprendente de anuncios de coches no se explique bien qué tiene de bueno un coche, es que en muchos de ellos ni siquiera dejan ver el coche. Sólo te enteras del nombre del modelo y de la marca.

No, amigos. No me expliquéis nada de psicología.  Simplemente, si picamos en todo eso, es que nos están engañando y somos tontos. La Coca-Cola es una cosa para beber, los coches una cosa para conducir. Que la estética sea una característica más lo admito. Pero si identificas la Coca-Cola con los mensajes de paz, te han engañado como a un tonto, sin más rodeos. Y si no, puedes preguntarles a esos de la alegre navidad cómo van a explicarles ese mensaje corporativo tan bonito a los 750 obreros de sus fábricas en España, a los que van a dejar en la calle “por causas organizativas y productivas“.

Hace poco se ha creado un nuevo partido político en España, que viene a solucionarnos la vida. En su manifiesto fundacional dicen que quieren la “renovación y el fortalecimiento de la vida democrática española“, “mejorar la calidad de las instituciones, garantizar la honradez de los responsables públicos”, porque les preocupan “los escándalos que se vienen acumulando y que afectan a los principales partidos políticos del país, involucrados en graves casos de corrupción”. Dicen que quieren “un cambio profundo de nuestra perspectiva ética. Hemos de guiarnos por valores fuertes”. Que “es imposible diseñar una política económica eficaz sin el impulso de principios sólidos. Son el esfuerzo, la perseverancia, la cohesión, el altruismo, la búsqueda de la excelencia, el reconocimiento del mérito, la honradez y el patriotismo los que crean los puestos de trabajo y traen la prosperidad. ” Que “debemos promover una cultura que aprecie y premie la excelencia, que rechace la mediocridad, el fraude y la corrupción generalizada, una cultura que genere un alto nivel de conciencia ética“.

No está muy claro ahora mismo quiénes dirigen el partido. La principal cara visible es José Antonio Ortega Lara. Ortega Lara es (al parecer más bien era) un funcionario de prisiones. Lo que lo distingue de los demás funcionarios de prisiones, y le da voz por encima de todos ellos, es que ETA lo mantuvo secuestrado salvajemente.

El número dos es, aparentemente,  Santiago Abascal, uno de los políticos del Partido Popular que durante muchos años fueron acosados por los terroristas de ETA y sus simpatizantes.

La número tres parece ser  Cristina Seguí (o así lo consideran algunos medios). Debuta en la política. Se dice que es traductora y diseñadora gráfica, y antes era azafata en Air Nostrum. También tenía, al parecer, un blog de moda. Y es la novia del, por ahora, vicepresidente del partido, Javier Ortega Smith-Molina. En su perfil de LinkedIn no pone mucho sobre su formación. Parece que domina el inglés, y pone que tiene entre sus aptitudes y conocimientos “Inglés Proficiency Brittish Council” [sic]. Guapa es, es tontería negarlo.

Como digo, parece que no está del todo claro quienes están o no en el partido ni en calidad de qué en este momento, pero esto es lo que hay.

No cuestiono la valía de todas estas personas, y por encima de todo, rechazo la idea de que sólo los políticos profesionales o los titulados universitarios puedan representar al pueblo. Pero dada la carta de presentación del partido, me pregunto en qué grado empezar de esta manera casa con la publicidad sobre valores fuertes, reconocimiento del mérito, honradez, premio de la excelencia, rechazo de la mediocridad y el fraude.

Disney

21 21UTC diciembre 21UTC 2013

Pa echase a temblar.

Diz la vicepresidenta mundial de Disney Junior, Nancy Kanter:

Tenemos la oportunidad de causar una impresión en los niños que puede permanecer durante todas sus vidas, un impacto que incluso puede pasar a sus propios hijos. La responsabilidad es enorme pero al mismo tiempo es una gran oportunidad para marcar una diferencia, crear experiencias, recuerdos y conexiones que van a permanecer con ellos el resto de sus vidas.

Y se queda tan tranquila.

Inglihs lesonss

16 16UTC agosto 16UTC 2013

Me quedo sin palabras. Me limito a transcribir las de la camiseta.

Music

and as we live day by day I’ll feel thal you are closer to me

Honey romembrance

Romantic Date

You Are My Passion, How can I describe what you are to me? Mere woro do you no justice For you are an infatuation which does a passion which onsumes all thought and deed And fills my file with.

¡And fills my file with! ¡Me parto!

¿No te lo crees? Aquí tá:

Common, baby, fill my file

El ejército sereno

8 08UTC enero 08UTC 2013

Me pasa muy a menudo. Lo que iba a escribir yo, ya lo ha escrito otro, que no sólo es, en términos generales, más profesional, más claro, más divertido y mucho mejor escritor, sino que además escribe lo que pienso mucho, mucho mejor que yo mismo.

Y esta vez ha sido Sergio del Molino: Gracias por no matarnos.

Ahí queda.

 

 

Discos redondos

2 02UTC noviembre 02UTC 2012

Hay discos buenos, discos malos, discos con canciones buenas y malas, discos que nos gustan o que no, discos importantes o ignorados, discos trascendentes o comerciales. Pero no voy a eso.

Voy a los discos redondos.

Discos redondos son, en primer lugar, los discos coherentes. Los que se hacen sobre una idea clara; una docena de canciones, que son todas iguales aunque sean todas diferentes.

Los discos redondos son sólidos, compactos. El autor de un disco redondo encontró algo, una idea, un estilo, y lo desarrolló durante todo el disco. No hizo un muestrario de todo lo que le gusta, no se fue por ramas diferentes y heterogéneas. Un disco redondo es como una roca; tiene canciones razonablemente buenas, pero no es una mera reunión de canciones razonablemente buenas. Esas canciones tienen una personalidad, forman un ejército de canciones con su uniforme, y por eso el disco es rotundo, deja huella y sirve de referencia; los demás discos se parecen a estos, o se diferencian de estos.

Y la otra característica del disco redondo es una especie de convicción. Da la impresión (nunca se sabe si cierta)  de que el músico encontró eso que buscaba. Que le salió. En realidad, hay músicos que mantienen esa coherencia toda su vida, y todos sus discos forman un enorme disco redondo, porque tienen una personalidad tan clara que no andan divagando. Yo hago esto, y aquí está otra entrega. AC/DC, por ejemplo. A AC/DC no hay quien les tosa.

Un disco redondo puede ser moderno o anticuado, hortera o sofisticado. Pero ante todo es redondo. Y una peculiaridad es que son discos que se pueden escuchar muchas, muchas veces sin cansarse.

Y aquí van algunos de los míos, sin orden ni concierto. Sugiero que pases de leerme a mí y en vez de eso los escuches, enteros, a ver si te parecen redondos o no.

Keane – Hopes and fears

Coldplay es un grupo bastante sobrevalorado. Y siempre comparan a Keane con Coldplay. No sé por qué. A mí no se me parecen tanto.

El caso es que este disco es una roca de disco. No sé en qué radica el estilo de Keane;  sí, tienen ese cantante con esos agudos tremendos, y el centro instrumental es el piano y no la guitarra, y esas y otras cosas se señalan como distintivos de Keane. Pero yo creo que es el fraseo, la manera de escribir las canciones, lo que influye quizá más que el sonido. El caso es que Hopes and Fears tiene una docena de canciones que son como una docena de puñetazos. Puñetazos blanditos, vale, pero que llegan donde quieren llegar. Los tipos de Keane encontraron algo, no cabe duda, y lo exprimieron. Canciones sentimentales (que es la manera de decir que son dignamente ñoñas), pero intensas e inteligentes.

Joan Manuel Serrat – Mediterráneo

Poco se puede decir de este disco a estas alturas. Un acierto irrepetible, y quizás el más redondo de todos los discos redondos. La canción que le da título es un hallazgo, con su famoso y peculiar ritmo, pero no es un disco de una sola canción; es un disco redondo, de cabo a rabo (si no… no sería un disco redondo).

Los discos de esta época, con aquellos arreglos orquestales y aquellos coros de “ahs” (Juan Carlos Calderón, Augusto Algueró…) a muchos nos sonaron, durante bastante tiempo, rancios, casposos, antiguos, quizá por la época de la que venían. Pero resulta que, con menos prejuicios, son obras de arte. Buena parte de la discografía de Wes Montgomery, o de muchos otros grandes, está arropada por estas orquestas. Y en Mediterráneo (el disco) quedan como un guante. Pero estas canciones se sostienen solas. Todas. Este disco, por sí solo, justificaría una carrera musical.

Alter Bridge – One Day Remains
Creed son otro grupo que perfectamente podría estar por aquí. Si juntas a los instrumentistas de Creed con un cantante como Myles Kennedy, que viene a ser como el de Pearl Jam pero mejor, tenía que salir algo decente.

Y salió un disco redondo, claro. Nombré a Pearl Jam, y algún parecido hay, pero Alter Bridge me resultan mucho más contundentes, más cercanos. Y este disco está lleno de canciones impecables. No sé qué pasa, que los discos redondos tienen canciones con sonido muy característico, arreglos muy logrados, y sin embargo esas canciones funcionan sorprendentemente bien en otros contextos. Supongo que eso pasa con todas las buenas canciones.

No sé cuántos kilómetros habré corrido oyendo este disco, pero si hubiera sido otro, seguro que me habría parado antes.

Gary Moore – Wild Frontier

En febrero de 2011 ya escribí mi particular necrológica y dije cuánto admiraba a este tipo. Me referí a este disco como música masticable; sí, eso tienen los discos redondos, son masticables, adictivos. Wild Frontier es un hallazgo.

Moore hizo una amalgama muy particular con el blues, el heavy, y una especie de condimento irlandés tradicional, que no quizá no resulte evidente al principio, pero está ahí muy claramente y es lo que da forma a las canciones y marca la originalidad del disco.

Disco criticado, por cierto, porque resulta que no hay baterista; la batería es electrónica, y ni siquiera se sabe exactamente quién la programó. En honor a la verdad, yo me enteré de eso hace poco, y si no me lo dijeran, no lo sabría. Ese cacharro tiene un sonido poco sofisticado, poco personal, sí, pero con la contundencia necesaria, que es casi lo único que se le pedía.

El caso es que el amigo Moore encontró algo cuando hizo este disco. Un disco redondo clarísimo.

Vinicius de Moraes, Maria Creuza y Toquinho en La Fusa

En el verano de 1970, Vinícius de Moraes, una institución en la música brasileña, grabó en Argentina, en un local llamado La Fusa, un disco en directo con Maria Creuza y Toquinho. Posteriormente grabó otro disco con el mismo espíritu, con la voz de Maria Bethania en lugar de Creuza.

Como el de Gary Moore, este disco tiene su “pero”: en realidad, la música se grabó sin público por razones técnicas, y en sesiones posteriores se grabó la reacción del público a los temas, y se superpuso en el disco que finalmente salió al público. Pero eso importa poco. Los dos discos de La Fusa son verdaderas obras de arte, y se pueden escuchar mil veces. Es cuestión de gustos, pero aunque Maria Bethania tiene una voz más particular y personal, yo me quedo con la calidez y la perfección de Maria Creuza.

Es sorprendente la fuerza que llega a alcanzar este disco, teniendo en cuenta que  Vinícius como cantante no tiene nada… excepto su voz y sus palabras. Y parece mentira también que un disco tan brasileño tenga precisamente la sección rítmica a cargo de argentinos… que hacen un trabajo (especialmente el zurdo Roizner) increíble.

Con lo largo que me ha quedado este artículo, y con lo breve que he intentado ser, no quiero ni pensar en la larga lista de discos redondos que tengo.