Archive for the ‘Periodismu’ Category

Plácido Domingo

5 05+00:00 septiembre 05+00:00 2019

A Plácido Domingo lo acusan de acoso sexual.

Sobre eso, como sobre cualquier presunto delito o falta, se pueden hacer muchas matizaciones. Pero lo que hace que se me caiga el alma a los pies es el tipo de defensa que veo por aquí. Lo llaman «caballero», o añaden algo así como «pues a mí no me violó», o le aplauden mucho. Y no digamos lo que se ve en los comentarios de las noticias.

Se nos olvida una cosa: que los hechos descritos en las acusaciones son obviamente ciertos y ponerlos en duda no solo es ocioso, sino un insulto a esas (¡pocas, creo!) mujeres que han reunido el valor de formularlas.

Associated Press (no un tabloide de tres al cuarto) publicó una información contrastada, con nueve acusaciones iniciales refrendadas (se nos olvida esto) por muchas entrevistas a otros empleados. Ahora hay otras once acusaciones. Es patético que Paloma San Basilio o Ainhoa Arteta digan «conmigo fue educado», como si eso tuviera alguna relevancia frente al testimonio de las otras dieciocho mujeres (que por lo visto vienen a ser una banda de zorras interesadas y mentirosas; Arteta lo implica diciendo que ella no se acostó con nadie… madre mía).

El comunicado de Plácido Domingo, y no entiendo por qué no lo asumen sus defensores, admite prácticamente las acusaciones. Viene a explicar que él creía que no obraba mal, y no digo que no; seguramente, para él eso era ser «un caballero», seguramente era ser «un conquistador», seguramente para él eso era «ligar». Meter mano a ver si cuela. Insistir si te dicen que no, o si no te dicen que sí. Presionar un poquito, o un mucho, hasta que caiga la fruta.

Plácido Domingo puede ser muchas cosas. No lo tacho de mala persona, porque no lo conozco. Sí estoy convencido de que es, como mínimo, inteligente. Él mismo alude a unos estándares distintos en aquella época, y eso es indudablemente cierto. No sé si eso ya ha cambiado o solo está empezando a cambiar o solo a parecerlo.

Quizás se le olvidó, y supongo que es fácil olvidarse cuando tienes el éxito y el poder de tu parte, que una cosa es proponer sexo a una mujer y otra muy, muy distinta, y que nunca ha sido pura cuestión de usos sociales, es proponer sexo a una empleada tuya, a una alumna, a una aspirante a cantante, a alguien a quien evidentemente estás arrinconando con tu talla. Y como Plácido es inteligente, creo que era consciente de eso, de que parte de su… éxito con las mujeres se debía a su posición dominante en el negocio. No le importaría, no se pondría mucho en su lugar, no le parecería para tanto. No querría verlo, simplemente; él quería acostarse con aquella chica y a otra cosa. Es culpable de eso, y estoy seguro de que lo sabe.

Estoy con esas mujeres, sé que dicen la verdad, sé que tienen razón, y sé que la defensa de Plácido es absolutamente patética porque él mismo ha admitido que en lo esencial todo es verdad (impreciso, es lo más lejos que ha llegado en sus calificativos sobre las acusaciones).

A partir de ahí, se pueden hacer todos los matices que se quiera.

Pero sin desacreditar a esas personas, por favor. Y sin poner en ningún pedestal a Plácido, más allá de lo bien que canta.

Anuncios

Inseguridad en Madrid

31 31+00:00 agosto 31+00:00 2019

Al hilo de esto que comentaba el otro día, mira qué titular tan bonito:

La Policía Municipal escolta a los barrenderos en cinco barrios de Madrid ante las continuas agresiones de vecinos

Dicen cosas positivas y asépticas como:

La Policía Municipal conoce esta realidad desde hace tiempo y por eso tiene protocolos de seguridad

Pero no hay un problema de inseguridad en Madrid. En los titulares, por lo menos, no.

Madre mía, si esto pasara en Barcelona. El juego que daría.

El póker

31 31+00:00 agosto 31+00:00 2019

En algunas cosas fui bastante bueno adivinando el futuro. Pero en otras me equivoqué miserablemente.

Yo estaba totalmente convencido de que a medida que pasaran los años, a medida que la sociedad avanzara y la gente tuviera cada vez más acceso a la información, algunas cosas se irían desterrando. Por obvias.

Estaba convencido de que la gente bebería cada vez menos. Fumaría cada vez menos. Y jugaría a juegos de azar cada vez menos. Era evidente. No hacen falta muchas luces para saber que son cosas malas. Sabía que los jóvenes de siguientes generaciones no serían tan idiotas como los de la mía. (De los tatuajes ni hablo, porque ya estaban desterrados entonces, y lo que menos pensé fue que renacieran.)

Una vez me interesé, como por tantas otras cosas, por qué era eso del póker. Y cuando vi de qué iba, y entendí más o menos las reglas, le dije a mi hermano mayor que jugáramos. Me dijo: “vale”. Pusimos dinero (yo no es que tuviera mucho, puse todo lo que tenía). Repartimos. Él puso un billete de mil pesetas en la mesa (cantidad completamente exorbitante). Yo miré las mil pesetas, lo miré a él, y dije: “No tengo tanto dinero”. Y dijo: “Vale, pues entonces no vas y gano yo”. Recogió todo el dinero y se levantó. Y así se acabó la partida. No me devolvió mi dinero, obviamente. Y así entendí lo que me faltaba por entender del póker.

Me equivoqué en casi todo. La gente es mucho más imbécil de lo que yo creía. Los jóvenes fuman mucho más que antes, beben mucho más, y la gente juega a las cartas ¡y hace apuestas, que yo creí que solo pasaba en las películas de gangsters!

Y este periódico de mierda saca este titular, y lo saca nada menos que en la sección de información deportiva:

Piqué y Arturo Vidal ganan casi medio millón de euros en un torneo de póquer

En un país de borregos, que sigue a los futbolistas y a los instagramers, esto ha de tener un efecto maravilloso.

Mira que se indignan con Piqué cuando les pica (¡con lo bien que se lo pasa!), o incluso cuando dice verdades. Mira que se apresuran a matizarle o a contradecirle todos airados. Pues aquí no, oye.

Aquí no dicen: “Piqué y Vidal, ricachos podridos de dinero que no saben en qué gastarlo, se permiten un lujo más, que es tirarlo jugando a las cartas”.

Aquí no dicen cuánto dinero han ido perdiendo Piqué y Vidal en sus aventuritas de casino; la noticia es que ganan, pero parece que lo normal es ganar.

Aquí no dicen: “Esta es una extravagancia de estos señores, a los que les llueve el dinero de la mafia, pero a ti, mileurista miserable, no se te ocurra tirar a la basura la miseria que te cuesta toda la vida ganar”.

No se indignan, no les afean la conducta. Los venden como triunfadores.

Bueno, supongo que tampoco sacarán un titular diciendo “Si apenas llegas a fin de mes, no seas imbécil pagando 70 € por una camiseta de fútbol, pardillo”.

Violencia sospechosa

17 17+00:00 agosto 17+00:00 2019

Algo pasa en Barcelona.

No sé cuántos sucesos puede haber en un día en una ciudad grande. Pero El Mundo ha decidido que en un caso particular estos sucesos tienen un significado; en el resto, son simples actos aleatorios sin responsabilidad global.

Ahora mismo, en la portada de El Mundo aparecen estas noticias simultáneamente. No, no hay ningún error. La repetición no es mía, está en la portada.

Ya lo ves. Lo de Barcelona es una inseguridad creciente. Dos veces. Ni los sucesos de Madrid, ni los de Murcia, ni los de Galicia infunden inseguridad. Pero en Barcelona la misma noticia sale dos veces, una como “sucesos” y otra como “inseguridad”, y hay un artículo aparte.

Estoy prácticamente seguro de que no hay nada significativo en esos sucesos de Barcelona. Pero ya se sabe cómo funciona el periodismo y para qué.

Más listos que la NASA

5 05+00:00 abril 05+00:00 2019

El mundo está lleno de listos. No se limitan a saber de informática más que los informáticos, de medicina más que los médicos, y de todo más que todos. El otro día parece que Ana Guerra publicó una de esas fotos hiperpreparadas de Instagram, esta:

Qué tonta, no sabe tocar el piano

Por lo que parece, mucha gente se rió de ella porque no sabe que para tocar el piano hay que levantar la tapa. A buen seguro que muchos lo dirían en broma, pero muchos se apuntaron realmente a la historia. Estoy seguro de que muchos de los que comentan, a pesar de no haber estado en su vida cerca de un piano, son tan imbéciles que creen realmente que Ana Guerra, cantante profesional desde hace unos cuantos años y estudiante de flauta travesera en un conservatorio durante ocho, no sabe cómo se toca uno (no digo ya que toque bien o mal, sino que no sabe cómo funciona). Y que esa foto se ha hecho así, por casualidad, sin querer, y la han pillado.

Algo parecido ha pasado con el primer paseo espacial solo para chicas. Incluso Buenafuente, a quien respeto, se ha subido al carro de la historieta fácil. Míralo aquí, 1’27”:

La borma está bien, pero no es todo broma. Dice Buenafuente que “han investigado”, y para él “investigar” es leer a un becario de El País. Se cree esa sandez de que la primera astronauta tuvo problemas con el traje porque “los ingenieros de la NASA no sabían exactamente cómo orinaba”. Y llama a los ingenieros de la nasa “ingenierito de la mierda”, y se apunta al éxito fácil hoy en día: reñir a alguien por machista para que te aplaudan. Pero el feminismo desinformado y erróneo no ayuda en nada.

No es mi especialidad ni mucho menos pero, total, visto el nivel, voy a opinar. Hay algunas circunstancias que conviene tener en cuenta.

  • Durante muchos años, casi todos los astronautas han sido militares. Pilotos de pruebas o de caza, muchos con experiencia en combate, aparte de tener títulos en ingeniería. Hoy en día esto no es tan inevitable, pero más de dos tercios de los astronautas que ha habido han sido militares. Ahora mismo, en la ISS hay seis personas, y cuatro (incluyendo a la propia astronauta implicada) son militares. Para exigirle a la NASA que haya muchas mujeres astronautas, seguramente habría que conseguir antes que hubiera muchas en la cantera: en el ejército, pilotando aviones.
  • Respecto al asunto de la orina, de hecho supongo que orinar en un traje sin gravedad es un problema ténico muy, muy serio y de importancia crítica. Seguro que para hacer el primer traje de hombre hubo que realizar infinidad de investigaciones y pruebas. Y no es de extrañar que para la primera mujer, siendo el problema distinto, hiciera falta todo un programa de I+D; sí, solo para mear. Pese a que la NASA ya sabe hacer trajes, tiene abiertos varios programas para desarrollar trajes nuevos, y ha invertido en ellos más de 100 millones de dólares.
  • Hay varios tipos de trajes espaciales, para diferentes fines. Sospecho que el de los paseos espaciales (el llamado EMU, Extravehicular Mobility Unit) es seguramente el más complejo y el que plantea requisitos de seguridad más estrictos. No se parece a una camiseta gorda, sino más bien a una nave espacial especializada.
  • Un traje de esos tiene que proteger al astronauta de las condiciones del espacio. Tiene que mantener una presión atmosférica para el astronauta, mientras que fuera no hay más que vacío. Tiene que mantener su temperatura; entre otras cosas, tiene que reflejar la luz solar para que el astronauta no se fría (en el espacio es mucho más difícil y necesario refrigerar que calentar, porque no hay convección). Y además… tiene que permitirle hacer el trabajo.
  • El astronauta está básicamente en un globo ultrarresistente inflado a presión. ¿Cómo puede moverse y doblar brazos y piernas? Pues es difícil, y el primero que lo intentó, Alexei Leonov, lo comprobó por sí mismo. Aquella misión casi acaba en tragedia. No pudo ni operar su cámara fotográfica. Al volver a entrar tuvo que violar por su cuenta y riesgo todos los procedimientos: entró de cabeza (no de pie), y en la esclusa sacó aire de su traje para poder dar vuelta y cerrar la escotilla externa. En 20 minutos su temperatura corporal subió 1,8 ºC. Dijo que estaba metido en sudor hasta las rodillas dentro de su traje. (Esa misión tuvo un aterrizaje de lo más accidentado, además, pero es otra historia).
  • Total, que los paseos espaciales son una actividad tremendamente física. No la puede hacer cualquiera, y no se puede hacer con cualquier traje; tiene que ser perfecto.
  • Los trajes de las misiones lunares se fabricaban a medida de cada astronauta. En la actualidad, se hacen combinando piezas estándar de diversas tallas. En particular, la parte de arriba y la de abajo se pueden combinar. El astronauta se prueba trajes en los entrenamientos en tierra y decide cuáles sirven; puede optar por una sola combinación posible o por varias, pero en el espacio esto puede cambiar (un astronauta de 1,80 puede medir 1,85 en la ISS) y solo se sabe con certeza la talla allí arriba y en el momento de intentarlo.
  • El plan de la misión se alteró a propuesta de una de las dos mujeres implicadas, Anne McClain. Creía que le valían los trajes de dos combinaciones, pero tras un primer paseo espacial con talla grande comprobó que necesitaba la mediana, la misma que su compañera.
  • De hecho había dos trajes de la talla adecuada, pero resulta mucho más fácil cambiar quién sale que reconfigurar los trajes. Así que se decidió cambiar de día a una de las dos.
  • La NASA tiene un cierto problema con los trajes espaciales (de hombre y de mujer). Los trajes tienen una vida útil determinada, y necesitan mantenimiento.
  • Los trajes debían enviarse periódicamente a la Tierra para repararlos y mantenerlos, y esto iba a hacerse en el transbordador. Pero… ahora no hay transbordadores, por las razones que sabemos. Así que se mantienen con menos frecuencia.
  • De los 18 trajes originales de la ISS, solamente quedan 11; unos están en un estado más fiable que otros. De los que faltan, 4 se perdieron en los desastres del Challenger y el Columbia. Hay dudas sobre si los trajes durarán hasta que termine la vida útil de la ISS (2024; quizás se prorrogue). Hacer uno de esos trajes costaba unos 2.000.000 $, pero ahora se dice que fabricar ahora más de esos trajes tendría un coste inasumible (recuérdese que se están desarrollando nuevos modelos, y son esos los que la NASA quiere utilizar en el futuro). La posible falta de un traje adecuado no se resuelve poniendo a Marie Kondo a doblar unas camisetas y mandándolas por SEUR.
  • De hecho, deberíamos felicitarnos por este cambio de planes. Si algo deberíamos exigir a la NASA es que haya aprendido de lecciones dolorosas como la del Challenger: no hay que ceder a las presiones, sino hacer lo correcto.

En 1977, antes de que nacieran muchos de estos listos, la NASA ya echó mano de una actriz de Star Trek para hacer campañas para reclutar mujeres, en 1978 contrató a seis astronautas mujeres, en 1983 mandó a una de ellas al espacio… Que no es que haya suficientes ni mucho menos, pero no parece muy justo pintar a la NASA como un montón de idiotas a los que no se les ha ocurrido que existen las mujeres o que mean diferente, sino como una organización que lucha contra un problema global que no puede resolver sin más por sí sola, y que en todo caso pone por delante los criterios técnicos y de seguridad.

Total, que esa organización pone (y trae de vuelta) hombres en la Luna. Consigue que vuelvan de la Luna y aterricen sanos y salvos unos tipos que van en una nave que ha explotado, con los medios disponibles y de forma improvisada. Hace aterrizar chismes en Marte y los controla desde aquí. Pero un montón de españoles listos les tiran de las orejas por machistas y por tontos, porque no se les había ocurrido tener sujetadores en la ISS o algo así.

Me da la impresión de que no les preocupa, y de que están a cosas más importantes.

Y esas dos mujeres también. Están allí por lo que valen para hacer su trabajo, y no para saludarnos y hacernos carantoñas a los zoquetes de la superficie.

Los golpes de Venezuela

25 25+00:00 enero 25+00:00 2019

Un tal Juan Guaidó se ha autoproclamado presidente de Venezuela.

Lo que a primera vista puede parecer un golpe de estado ha sido apoyado, sin embargo, por muchos entusiastas próceres, España incluida, con toda la cutrez y demagogia habituales. Y uno se pregunta: si aquí se habla mucho (en relación con Cataluña) de la legalidad y la Constitución y de que no hay que salirse de los cauces reglamentarios, ¿cómo es que lo que vale para aquí no vale para Venezuela? ¿Llega uno y se sube a un cajón y dice que es el presidente y ya está? (Estamos acostumbrados; aquí es terrorismo enseñar una marioneta, y en Venezuela si ametrallas un ministerio y el Tribunal Supremo desde un helicóptero eres un «rebelde» o, si me apuras, un héroe; de hecho, ni siquiera lo has hecho tú, sino que «Un helicóptero ataca el Ministerio del Interior y el Supremo»).

Y es que nos explican muy a menudo que no les gusta Maduro (en eso estamos de acuerdo) y que hay muchos problemas económicos en Venezuela (lo cual a mí no me dice mucho sobre lo que es justo y lo que no, porque los problema económicos se pueden inducir desde fuera con suma facilidad). Pero nadie explica por qué Maduro no puede seguir gobernando, si gana las elecciones. Nadie explica razones de fondo.

Me pareció muy prometedor ver hoy el primer titular que parecía arrojar luz sobre el asunto: «Por qué no es un golpe de estado la jura de Guaidó como presidente». Me interesaba mucho la explicación.

Y entonces la primera frase es objetiva a más no poder:

Jugando a la defensiva, el chavismo ha intentado posicionar su dogma propagandístico a través de sus amigos internacionales, usando en esta ocasión otro imaginario golpe de Estado […]

Ya. Pues me da que no vas a servirme de mucho para entender lo que pasa, compañero. Dice el tipo que esto es muy diferente de un golpe de estado anterior, el de Pedro Carmona en 2002:

Las diferencias son demasiado evidentes: la asonada militar fue entonces contra el presidente legal del país y la primera decisión del presidente de facto fue abolir la Constitución. En esta ocasión, la Asamblea Nacional se ha apoyado en la Constitución para decretar la “usurpación” de Maduro, quien cuenta con el respaldo de la cúpula militar. Las razones legales han cambiado de bando.

El mismo autor, en 2012, se refería a aquel golpe como «una multitudinaria marcha de la oposición», en la que se torcieron algunas cosas sin querer y los malos eran los malos:

La mayoría ejerce su derecho democrático, tras varios días de protestas. Un minoritario grupo de militares, aliados con el sector radical de la oposición, intenta convertir la protesta en una toma de poder. Otros radicales, los círculos bolivarianos, inician a tiros una batalla campal, que acaba con la vida de 11 opositores, siete chavistas y un fotógrafo.

Dicen este y otros periodistas que Guaidó se proclama presidente basándose en la Constitución. Lo que pasa es que cuando vi este artículo yo ya me había leído los artículos de la Constitución venezolana a los que aludían. Este en concreto se refiere al 233.

Y el 233 dice que:

Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: la muerte, su renuncia, la destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, la incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional, el abandono del cargo, declarado éste por la Asamblea Nacional, así como la revocatoria popular de su mandato. […]

No sé a cuál de esos supuestos se refieren, porque no veo que se haya dado ninguno.

No hay ni muerte, ni renuncia, ni destitución, ni incapacidad médica, ni abandono. Respecto a la revocatoria, recogida en el artículo 72, hubo al parecer un referéndum de la oposición, totalmente irregular (por las razones que fuera). Y eso les sirve para decir que fue revocado, supongo.

Otros aluden al 333 y al 350 (vamos, que no parece que esté tan clara la legitimación constitucional de Guaidó). El 333 dice:

Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.

En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.

Y el 350 dice:

El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

Quizás Guaidó se considera «el pueblo de Venezuela», pero por lo demás no veo que pinten nada el 333 y el 350 para darle a nadie la oportunidad de proclamarse presidente.

Volviendo al 233, entiendo que se autoproclama porque decide dar por buenos los resultados de un referéndum que nunca se celebró realmente. Pero estaría bien que alguien nos lo contara con claridad.

 

 

 

Las drogas son la solución

21 21+00:00 diciembre 21+00:00 2018

Las columnas de Arcadi Espada, como tantas otras de El Mundo desde tiempo inmemorial, no se las puede uno tomar muy en serio. Son más bien cosas pintorescas.

El otro día veo en la portada un titular llamativo. Dice que «El 20% de los asesinos actuaron bajo los efectos de las drogas».

Drogas y asesinos, by Arcadi Espada y el editor de la portada de El Mundo

No sé muy bien a dónde quiere ir a parar, y leyendo el artículo menos, porque habla de canciones que incitan al consumo…

El editor de la portada pudo elegir otro titular: «El 80% de los asesinos no habían consumido drogas». Así que para reducir el índice de asesinatos habría que fomentar, supongo, el consumo de drogas.

No sé si ha pensado Arcadi que, al parecer, de hecho el 3% de los españoles entre 15 y 34 años consume cocaína y el 17% cannabis, lo que revelaría que los asesinos son gente normal, con la misma prevalencia en el consumo de drogas que el resto de la población. Si uno mira otros estudios, bastante serios, verá que entre los estudiantes de secundaria alrededor del 60% ha consumido alcohol en los últimos 30 días, y alrededor del 30% admite haberse emborrachado en ese período; ¿considerará Arcadi el alcohol como una droga, habrá contado cuántos asesinatos se cometen bajo sus efectos, y abogará, para disgusto de Aznar y Rajoy, por silenciar la apología del alcohol o prohibirlo?

 

 

 

Messi y los niños con cáncer

23 23+00:00 octubre 23+00:00 2018

Anteayer pude ver todo el puñetero día a Lionel Messi en la televisión pública. En todas las televisiones. Porque Messi estaba ayudando a los niños con cáncer. Qué humano, qué buena gente. Todos somos Messi. Mira p’acá:

Un emocionado Messi abandera la lucha contra el cáncer infantil

Todo el día. Minutos y minutos. Una hagiografía devota y concienzuda. Y además es probable que te pareciera bonito, una buena noticia de esas que hacen sonreír y devuelven la confianza en la especie humana. El futbolista de éxito se da cuenta de lo rico que es y regala nada menos que parte (no se cuánta) de 3 millones de euros. Yo me pasé todo el día echando pestes y cabreado como una mona, y en mi casa no lo entendían. Soy un aguafiestas. Los pobres niños con cáncer. Y yo cabreado diciendo tacos.

No soy un cascarrabias de esos que desprecian todo, lo que ahora se llama un hater. Pero hay cosas que no.

En primer lugar: Leo Messi es un delincuente. No es una manera de hablar. Entre 2008 y 2009, que se sepa y se haya podido demostrar a los tribunales y se haya confirmado en la última instancia judiciall, defraudó a Hacienda 4,1 millones de euros. Su fama en la televisión no se corresponde mucho con ese perfil. Se nos olvida todo muy rápido.

En segundo lugar: nuestros locutores, presentadores y escribidores deportivos han dicho con todo lujo de detalles cómo Leo Messi donó 3 millones de euros para luchar contra el cáncer infantil. No es muy exacto. Por lo visto, los fondos para construir ese hospital vienen de más de 100.000 particulares, 150 empresas y 10 donantes fundadores. Estos 10 fundadores son, según la propia Fundación, la Fundación Leo Messi, Fundació Barça, Mª Ángeles Recolons, Stavros Niarchos Foundation, Fundació Bancària “la Caixa”, Andbank, Esteve, Fundació Nou Mil·lenni, Grup Simm Imatge Mèdica y una décima entidad que prefiere mantener el anonimato (tendría gracia que fuera Adidas).

No sé exactamente cuánto puso la Fundación de Messi. Pero veamos en qué cifras nos movemos. Según la memoria económica de la Fundación Leo Messi para el año 2017 (si la interpreto bien, que no es lo mío y está en catalán), los ingresos exentos del Impuesto de Sociedades de dicha fundación incluyeron, en concepto de donativos, donaciones y aportaciones, 2.209.717,99 €. En la propia página de la Fundación te invitan ahora mismo a hacer donativos para ese hospital.

Es decir, que de momento y si son ciertas las cifras que han dado los periodistas, me parece que hasta aquí lo que tienen que agradecer a Leo Messi los niños con cáncer es básicamente que no se ha quedado con el dinero que han recaudado, sino que lo han donado realmente, que es para lo que lo pidieron.

En tercer lugar: las donaciones tienen una desgravación del 35%. No sé qué clase de influencia en las cuentas personales de Messi puede tener esa donación que ha hecho su fundación. Cuando oigo hablar de la caridad de alguien, y aparece la palabra “fundación”, suelo agarrarme la cartera.

Pero vayamos más allá. En cuarto lugar: al margen de la condena en virtud de la cual puedo decir que Leo Messi es un delincuente, Hacienda estaba investigando precisamente al F. C Barcelona y a la Fundación Leo Messi por posible fraude fiscal. El equipo pagó a la Fundación por lo menos, y que se sepa, 7,5 millones de euros de nada. Hacienda sospecha que eso pueda ser parte del salario del jugador (pagándole así, el Barcelona se ahorraría un montón de dinero por las desgravaciones). Cuando el equipo vio el cariz que tomaba el asunto, pagó a Hacienda 12 millones de euros para regularizar la situación:

El Barcelona pagó una deuda de Messi con Hacienda por importe de 12 millones

Que se sepa (porque estas cosas procuran esconderlas, solo se sabe si te pillan) Messi defraudó 4,1 M€; el Barcelona le ingresó en la fundación 7,5 M€; y pagó a Hacienda otros 12 M€ para evitarse problemas. ¿No se van quedando pequeñas las cifras de la noticia? Porque ahí se ha hablado ya de 23,6 M€, y el hospital entero costó unos 30. Solo con lo referido a fraudes, prácticamente podría haber pagado el hospital él solo (o el F. C. Barcelona, no sé) como donante, de una tacada. ¿Qué dinero sale si extrapolamos lo que puede haber por ahí escondido?

Y en quinto lugar, un dato de nada. Lo que gana Messi en un año en concepto de patrocinios puede andar por los 27 millones de dólares. Ahora explícame si no merece la pena coger el dinero de los donantes incautos, o dinero que desgrava el 35%, o incluso aunque fuera íntegramente de su bolsillo, darlo en cantidad indeterminada a un proyecto con niños, hacerse las fotos y meter un pelotazo en términos de imagen en todas las televisiones durante todo el día. Invertir en publicidad del orden del 10% de lo que ganas tiene perfecta lógica empresarial. Y si una operación dineraria de ese volumen tiene lógica empresarial, no te engañes: es una actividad puramente empresarial.

Por eso mis conclusiones. Son puras opiniones, pero he explicado por qué las tengo:

Messi es (para mí) un delincuente, y debería estar avergonzado.

Es obvio (para mí) que esa fundación es, o al menos era, una tapadera para que él y el F. C. Barcelona ahorraran (fraudulentamente) muchísimo dinero en impuestos.

Todo lo que hemos visto es (para mí) un maldito anuncio de televisión, con su guión, su target, sus prospecciones de mercado y su retorno de inversión.

Con las migajas de lo que Messi y el Barcelona han defraudado, y quizás estén defraudando ahora de forma más hábil, opino que podrían haber ayudado mucho más a la investigación contra el cáncer.

Messi, si quieres ayudar a los niños con cáncer, paga tus putos impuestos sin que nadie se entere No hace falta más. Gracias.

Lo que necesitas para practicar yoga

25 25+00:00 junio 25+00:00 2018

El otro día, en la portada de El Mundo ponían juntos varios enlaces sobre yoga (no sé si era el día internacional del yoga o algo así). Entre esos enlaces, uno que decía ¿Es el yoga el nuevo running? Con un título tan pedante, ya puedes suponer que sí. El título que pone en el interior es “El yoga ya no es cosa de raros”, pero luego te pones a leer lo de dentro… y no queda uno tan convencido.

Bueno, pues había otro que decía: “Lo que necesitas para practicar yoga“. Y automáticamente se me disparó la respuesta en la mente: “El puto suelo”.

Personalmente, lo que más me gusta es el suelo. Es verdad que para algunas cosas, yo en concreto estoy muy incómodo en el suelo. Para esas, y solo para esas, uso una estera de los chinos, de esas de goma gorda. Todo el mundo tiene algún tobillo, rodilla o cualquier otra cosa para la que, admitámoslo, el suelo es duro según cómo te coloques. Pero no hace falta nada más.

El mundo del yoga está lleno -como todos los mundos- de pijerío y de aprovechados. Así que por una estera te pueden cobrar lo que quieran; por unos tarugos de corcho o de espuma (cuya única misión es que te puedas apoyar) te pueden meter otro clavel. Pero a poco que andes con ojo, te evitarás tirar dinero, incluso si te compras todos los adminículos.

Total, que entré a la página a ver qué consideraban ellos que necesitas para practicar yoga, si no te basta el suelo. Y era aún peor. Dicen ellos “Aquí le damos unas pautas con lo imprescindible para disfrutar de sus primeras asanas”.

La primera cosa imprescindible es una bolsa. Una bolsa de flores. Que cuesta 145 €.

Yo creo que no me gasto 145 € ni siquiera en las clases de todo un año. En realidad, el otro día no vi nada más, porque lo lógico es parar de leer si empiezan diciéndome que necesito una bolsa de 145 €. El resto lo he visto ahora al escribir esto.

A continuación, claro, va la esterilla, que llaman “mat” porque es más pijo. La que proponen ellos son 50 €. No es lo más disparatado de todo.

Lo siguiente es una bebida para después del yoga, de… zanahoria y cúrcuma. 2,90 €, que sale a 11 € el litro. No, amigos; lo mejor para después del yoga no es el agua, es la “kombucha”, que lo sepáis.

Así el resto. Aprovechan para colarte un “purificador de aire” (juas, juas) que cuesta 600 € (bueeeeno, no tanto: 599 €).

Pero no te llames a engaño. ¿Sabes qué necesitas para practicar yoga?

Dos metros cuadrados de puto suelo y un rato de tranquilidad.

Los culpables (II)

13 13+00:00 marzo 13+00:00 2018

Actualización del anterior. Mira lo que cuenta Quico Alsedo, para ahondar en cómo tenemos que odiar a la culpable, y en lo muy, muy culpable que es (que lo es, no cabe duda). Cualquiera diría que me ha leído:

[…] lo que creen no muy alejado de una personalidad psicopática, con los ingredientes habituales de falta de empatía, egoísmo extremo e insensibilidad ante el dolor ajeno.

[…] todo lo cual [rapto, asesinato, manipulación del cadáver, disimulo] exige apreciable fortaleza mental y nulos inhibidores frente al dolor ajeno.

Ya sé que no todo el mundo funciona igual, y los mismos ingredientes no producen siempre el mismo resultado en las personas. Pero estoy convencido de que cierto tipo de experiencias pueden llevarte ahí. A egoísmo extremo, insensibilidad frente al dolor ajeno y falta de empatía.

Lo que no sé si tengo muy claro es esto:

Dado que los rasgos habituales de estas personas [psicópatas] se manifiestan en la adolescencia, y que Quezada llegó a España con 20 años, no se descartaría incluso que hubiera dejado su marca también en su país de origen […]

Aparte de la bazofia de información a la que me refería anteriormente (la edad de una persona es un número, y sale de hacer una resta; no puedo creer que sea tan difícil concretar un puto número, y que a estas alturas no sepamos si llegó a España con 16, 17 ó 20) en ese párrafo hay alguna otra cosa discutible. Eso de que la psicopatía se revela en la adolescencia. No sé yo si la psicopatía dependerá, a veces y en parte, de lo que te pase en la adolescencia. Pero ahora nos dicen que esta es un bicho y que ya nació mala y que allí fijo que mató a alguien.

Bueno, es un ejemplo de lo que torpemente quise explicar en mi parrafada anterior.