Briconsejos asombrosos

15 15UTC septiembre 15UTC 2017

Una pequeña entrada. No lo puedo evitar. No quiero ser el jubileta que critica a los obreros desde la barrera, porque en esto del bricolaje todo el mundo sabe mucho… pero oye, es que hay cosas que no.

Hay infinidad de vídeos de lo que los ingleses llaman life hacks, y que toda la vida hemos llamado trucos o cosas parecidas. Y hoy me he tropezado con un vídeo que, por extrañas razones, merece la pena ver (aunque sin sonido; yo lo vi sin sonido, y por lo que dicen los comentarios, no hay quien lo aguante).

Aquí va. 5 trucos increíbles, maravillosos, dice el tipo.

Hay gente pa tó.

  1. No está claro cómo pone ese alambre, que si te fijas no tiene extremos; apuesto a que ya le ha hecho un empalme que no se ve, y seguramente retorciendo también. Con lo cual el invento tiene una utilidad reducida. Ah, y te servirá, en todo caso, si se cumplen estas condiciones: a) Estás todo el día atando cosas con alambre (si no, vas a esforzarte más en doblar el clavo que el alambre), b) tienes un taladro sobrante que puedas dedicar a esto (poner y quitar el clavito sería un peñazo), c)  tienes un alambre adecuado para esto (porque si no se rompe, no sacas ese clavo de ahí en la vida), d) no tienes miedo a los accidentes cuando el taladro llegue al tope.
  2. Otra vez tienes un taladro sobrante, y además picas muchas, muchas cosas con esa picadora de carne cochambrosa para que te merezca la pena hacer esa guarrería. De todos modos, yo no me comería eso ni cobrando. Da un poco de asquete pensar en qué condiciones se ha hecho todo eso y qué aspecto tienen los utensilios. (Quizás a este señor no se le ha ocurrido… comprar una picadora o licuadora normales).
  3. Lo del interruptor protegido con un cacho de botella es para nota. Lo que da menos miedo de esa escena es el interruptor; a mí lo que me aterra es ese cableado de mierda en un exterior con sus empalmes de cinta aislante, el enchufe destapado mientras lo riega para hacer la demo, y que alguien piense que el esfuerzo que cuesta poner ese asco de plástico y sellarlo para que no entre agua es mejor que hacer un trabajo normal. Sin contar con que cada vez que enciendas o apagues… tienes que quitar el taponcito y meter el dedo. Brillante. ¿Cómo estará el sistema eléctrico dentro de esa casa?
  4. Lo del alambre en el bote de pintura para escurrir la brocha, sujeto con cinta aislante… no sé, si el bote tiene borde (y por definición lo tiene), puede que no sea muy necesario. Pero vuelve a dar un poco de reparo ver ese bote sucio, esa cinta aislante cutre…
  5. El ingenioso soporte para un rollo de plástico ya es para nota. Un soporte hecho con perchas adhesivas. Cuando se acabe el rollo… te buscas la vida para cambiarlo, seguramente arrancando la perchita y usando otro life hack para volver a ponerla. Y no te pierdas cómo coge el plástico, y cómo lo corta. Pero ¿en qué coño mejora esto la caja de cartón que trae el plástico cuando lo compras?

La voluntad es buena y se aprecia el detalle de compartir esas ideas, pero deja ver por todas partes un cutrerío tal que no sé si estará hecho aposta. No puedo creer que alguien se esfuerce en hacer cosas por un camino que es más largo, más trabajoso, y encima peor.

Anuncios

Mujeres informáticas: seguimos dando vueltas a la noria

28 28UTC agosto 28UTC 2017

Bueno, aunque sea verano y uno se lo tome todo con vagancia, a veces hay que escribir, aunque sea para no olvidar del todo cómo se hace. Y hoy he leído algo que me ha dado ganas de tomar alguna nota aquí.

Entre los muchos problemas que padecen las mujeres está el enfoque chapucero del feminismo que se ve algunas veces. Es el enemigo en casa. Y ese enfoque chapucero se manifiesta muy a menudo, y me interesa especialmente, porque sí, señoras y señores: soy feminista. Si me dan su permiso.Y si no, también.

Se manifiesta la chapuza en el lenguaje. En todo eso que se habla a veces sobre el sueldo de las mujeres. Y también en el enfoque que se da a la presencia de mujeres en las ingenierías, y en la informática en particular.

Me interesan esos problemas, porque me gustaría ayudar a solucionarlos. Y por eso querría saber todo lo posible. Para buscar una solución hay que entender el problema. Sin embargo, esto está lleno de listillos de libro, que dicen “Eso lo arreglaba yo en dos días”, pero cuando les prestas atención, no tienen  ni idea de nada. No saben nada, no aportan ninguna solución concreta.

Hoy he visto otro ejemplo. Este artículo:

Cómo la informática pasó de ser un trabajo para mujeres a estar dominada por hombres

Parece muy interesante. Pero, como suele ocurrir en estos casos, no responde a la pregunta del titular. No aporta más que opiniones vacías, del autor y de las entrevistadas. Opiniones sin fundamento alguno, suposiciones, posturas personales, que resultan obvias, manidas y por eso mismo inútiles. Todo lo que pone ahí ya se le había ocurrido a alguien; y todo lo que pone ahí no se ha demostrado nunca ni ha tenido ningún efecto positivo.

La formación en ingeniería  es también una formación de carácter. Uno puede ser creativo, busca la belleza, busca soluciones elegantes, pero hay un pequeño problema: lo que hace un ingeniero tiene que funcionar. No hay brindis al sol. Si funciona, sí; ponte todo lo exquisito que quieras. Si no funciona, no nos hagas perder el tiempo. Y en este asunto se habla mucho, se habla gratis, se habla sin pruebas y se repiten una y otra vez cosas que quizás conforten al que las dice, pero hasta ahora no han funcionado en absoluto.

Se cita en el artículo el famoso memorando de James Damore en el que decía no sé qué cosas (no lo he leído) pero entre ellas, al parecer, que hay razones biológicas por las que las mujeres están menos representadas en ingeniería. Una tal  Susan Wojcicki incluso cita emotivamente, como si hubiera sido un suceso desgraciado, a su hija, que le preguntó “¿Mamá, es cierto que hay razones biológicas por las cuales hay menos mujeres en la tecnología y puestos directivos?” No sé lo que contestó Susan Wojcicki; fuera la que fuera su respuesta, no creo que empezara diciendo “Hija, la pregunta es pertinente”. (Su hija, por cierto, hizo una pregunta clara, directa e inteligente, sin prejuicios.)

Tanto Laura Morillo como María José Escalona, citadas en el artículo, empiezan sus respuestas con (y luego repiten alguna otra vez) “creo que” o “no creo que”. Lo cual es legítimo, pero no deberíamos olvidarlo: es lo que creen. Sin más. María José Escalona (que no sé qué aspecto tiene) dice, como algo relevante: “A mí me han llegado a decir: ‘Vaya, no pareces informática'”.

¡Fíjate lo que le han llegado a decir! El caso es… que a mí también me han dicho eso más de una vez. ¿Qué conclusión podemos sacar? (Yo, personalmente, ninguna).

Morillo dice: “He estado mirando un poco su documento [el de Damore] y no presenta realmente cuáles son las fuentes donde, dice él, se demuestran esos factores”. Ciertamente, será así. ¿Dónde están las fuentes que apoyan sus propias afirmaciones, las de Morillo o Escalona? Tampoco las hay: “creen que”. Como Damore, al parecer.

Escalona cita The Big Bang Theory y el estereotipo según el cual la chica más mona [sic] es justo la que no viene del campo de la ciencia. ¿En serio vamos a citar una serie paródica que se basa salvajemente en los estereotipos? ¿En serio el estereotipo más llamativo es el de Penny? ¿Acaso no se hace sangre constantemente con Howard Wolowitz por ser ingeniero, frente a los físicos teóricos? ¿Se le ha ocurrido a Escalona que quizás The Big Bang Theory quite a los hombres las ganas de estudiar ingeniería? ¿O de estudiar ciencia en general, porque los superiores son gente como… Sheldon Cooper?

Escalona cita también un estereotipo de Los Simpson, donde Homer se hace informático para ponerse gordo. ¿Hay en ese estereotipo algo relacionado específicamente con las mujeres? ¿Hay algo en el estereotipo geek, o friki, que vaya dirigido específicamente a las mujeres?

En fin, que tenemos otro artículo cargado de opiniones, sin fundamento alguno y sin nada que aportar. Nada que explique lo que está pasando ni cómo solucionarlo.

Feminismo del chapucero. No es lo que necesitamos.

 

 

La cruz franquista

19 19UTC julio 19UTC 2017

El otro día, al derribar un monumento franquista en Larrabetzu hirieron a varias personas (a una de ellas le rompieron las dos piernas). Hubo mucha, mucha suerte de que no mataran a nadie.

Al poco, pude leer este artículo:

¿Qué falló en el derribo de la cruz franquista de Larrabetzu?

Ahora no se titula así, pero ese era el título cuando yo lo leí, así que lo mantengo.

Dicen en el texto cosas como esta:

[…] han iniciado una investigación para determinar qué falló para que el monolito cayese ayer de frente y no de lado cuando una firma especializada procedía a su retirada. «Juntos intentaremos llegar a unas conclusiones sobre lo ocurrido», ha afirmado hoy Iñigo Gaztelu (EH Bildu), alcalde del municipio, quien ha avanzado que, a falta del informe que determinará qué pasó, se barajan varias posibilidades: «El mal estado del monumento, la mala suerte de que alguna piedra del suelo realizase un ‘efecto rebote’…».

¿Empresa especializada?

¿Investigación para determinar qué falló?

¿Que la culpa es del mal estado del monumento? Pero hostias, Patxi, ¿estamos a Rolex o a setas?

¿La mala suerte de que alguna piedra del suelo realizase un efecto rebote? Pero ¿qué mierda de eufemismo es ese? ¿Mala suerte? ¿Efecto rebote?

Hay muchos vídeos, puedes verlos. Yo soy muy cauto con el trabajo ajeno, y las cosas nunca son tan fáciles como parecen. Ya lo sé. Y no sé gran cosa de demoliciones. Pero si ves el vídeo… madre mía.

A mí la perspectiva del tipo que está grabando el siguiente me parece, desde el primer fotograma, escalofriante. Descuida, que a mí en ese sitio no me pillabas.

Lo que pasó es lo normal. Tiras del monumento con una cinta que no está de lado, sino en diagonal (parte del tirón lo haces, efectivamente, de frente, ¿qué esperabas?). La gente está MUY CERCA, y la gente está MÁS ABAJO QUE EL MONUMENTO. Tiras una torre de 10 metros, las piedras cogen la correspondiente velocidad para ese radio, caen hacia uno de los sitios más previsibles, y con esa velocidad ruedan o rebotan lo que cabría esperar, y encima cuesta abajo. ¿Qué coño de investigación os hace falta? “Cuidao, cuidao ahí”, dice uno. Y esas son las medidas de seguridad estrictas que habían tomao. “Cuidao. Coño, si es que os lo dije”.

Empresa especializada, dicen… Madre mía. No sé a cuántas personas se les tendría que caer el pelo por esto.

 

La democracia de Venezuela (II)

19 19UTC julio 19UTC 2017

En la entrada anterior me refería yo a la diferencia entre los referendos en Venezuela y aquí. No han tardado en aclarárnoslo en El Mundo, por si a alguien más se le ocurría algo parecido:

La consulta venezolana es justo la antítesis de la catalana

Me meo de risa. Solo en el titular ya se les ve el plumero de tal manera que da pereza leer el resto.

La democracia de Venezuela

17 17UTC julio 17UTC 2017

Hoy en el telediario han estado toda la puta mañana (lo siento por el taco, pero es así) dando el coñazo (idem) con Venezuela.

No acabo de entender lo de los referendos. Aquí en España son un crimen de lesa humanidad, en Venezuela son lo más. Cosas de la deriva autoritaria de Maduro, como la llaman nuestros periódicos, que nos tienen muy informados de lo que pasa allí, que es más importante que ninguna otra cosa.

Hasta ahora, que yo sepa, tanto Chávez como Maduro fueron presidentes porque ganaron las elecciones. Cuando han perdido elecciones o consultas han asumido el resultado. En 2007 Chávez convocó un referéndum para modificar la Constitución, que perdió por diferencias mínimas. Asumió la derrota, en un comportamiento un poco peculiar para un dictador tramposo y sin escrúpulos (si uno no altera un resultado electoral con una diferencia menor del 1%, a ver cuándo lo altera…)

Sin embargo, la legalidad parece estar del lado de los que no están contentos con el presidente, que ganó las elecciones de 2013 y por tanto sería presidente hasta 2019. Del lado de los “rebeldes”, los que disparan desde helicópteros contra los tribunales.

En fin, que esa oposición ha organizado un referéndum, no sé si legal o no, y algunos medios dicen que más de siete millones de venezolanos desafían a Nicolás Maduro con su voto.

Pero resulta, y esto no lo dice el telediario, que en realidad (y estos son datos de la oposición, así que no sé cómo son de fiables) no todos esos votaron contra Maduro; en realidad no llegan a 6,4 millones.

Seguro que después de cocidos menguan. Porque, por otra parte, en los comentarios de alguna noticia (en los medios de comunicación no; hasta ahí podíamos llegar) se dice que de esa votación no hay actas, observadores ni ningún tipo de control. Se dice también que es imposible reunir 7.000.000 de votos con 1.933 puntos de votación, siendo además el horario más restringido que en las elecciones habituales (y que el CNE, la entidad que organiza las votaciones oficiales allí, tiene 14.515 puntos de votación).

En Venezuela hay más de 31.000.000 de habitantes, con un censo que debe de andar por 19.000.000. En esta presunta demostración de fuerza habrían votado contra Maduro 6.400.000, datos que además tienen visos de ser totalmente falsos.

El PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), que apoya a Maduro, tiene 7.632.606 militantes. Militantes, no ya votantes.

No digo yo que el análisis de todo esto sea fácil. Pero hay una cosa obvia: lo que nos cuentan de Venezuela es absolutamente patético, propaganda para tontos, pura intoxicación y manipulación. Aborrezco a Maduro, pero es que cuando alguien tiene razón no suele necesitar tantas ni tan burdas mentiras.

 

El defensor de la infante

3 03UTC julio 03UTC 2017

Hace poco ha habido toda una lluvia de cachondeo porque nosedónde alguien dijo por boca de la infante Leonor (me sigue dando dentera la palabra infanta) que le gustaba el cine de Kurosawa. No sé si el cachondeo era justificado o no (yo creo que no he visto nada de Kurosawa; quizás trozos de Ran, hace mucho), pero entendí que se referían más bien a esos periodistas, o responsables de prensa, o lo que sea, que de un posible comentario infantil quisieron vendernos un retrato de niña prodigio. Bueno, da igual.

El caso es que le ha salido a la niña un defensor al que no conozco más que por ese artículo de defensa. Es un tal Carlos Rodríguez Estacio. Profesor de filosofía y coordinador general del sindicato de profesores PIENSA. En su artículo dice que un niño es un niño y todos merecen el mismo cuidado y respeto, cosa que es verdad (aunque me faltaron defensores como este para las hijas de Zapatero), y arremete contra tanto ignorante junto, que prefiere la mediocridad a la alta cultura. Vale. No sé si ha entendido el sentido de la mayoría de las chanzas. Quizás no se ha enterado muy bien, porque dice:

Llama la atención que, a excepción de Kurosawa, todos ellos [autores y obras citados supuestamente por Leonor como favoritos suyos] son autores que pensaron sus obras para niños o, al menos, no descartaron tener lectores infantiles.

Vaya por Dios, él mismo cita a Kurosawa como diferente… y es precisamente el único sobre el que he leído referencias en el enlace que él mismo pone (ni uno de esos tweets se refería a Stevenson, Tolkien o Dahl). O sea, que los burlones no andaban tan desencaminados; burlones que, insisto, no es que se cebaran con la niña específicamente, y a quienes por cierto Rodríguez Estacio asocia con la izquierda, tampoco sé muy bien por qué.

Pero bueno, los argumentos me parecen válidos en su fondo, aunque como reacción puedan estar -o no- fuera de onda. Eso sí, argumentos aparte, en las formas el filósofo de letras intenta elevarse por encima de la chusma, para que entendamos lo que quiere decir. Y para que entendamos lo que quiere decir dice cosas como (agárrate):

[la mala educación, el ruido, etc.] que se inciensan en difusa loa a la espontaneidad […]

[…] un programa de televisión colmado de zafiedades […] nos reconcilia con nosotros mismos al mostrarnos que hay otros que aniquilan en sí más concienzudamente cualquier vestigio de magnanimidad o excelencia.

Madre mía. Dios me libre de aniquilar concienzudamente en mí cualquier vestigio de magnanimidad o excelencia, o de inciensar nada en difusa loa. Y de escribir de forma tan petulante, rebuscada e insoportable. Estas frases son lo más gordo, pero hay otros ejempos cercanos en el texto. Cuando cita a Schopenhauer (que no sé si era necesario, pero quizás un filósofo que no cita a otro filósofo y también a Ortega se siente desnudo) dice:

[para Schopenhauer] este odio y rencor “resultan tanto más amargos cuanto que quien los siente no está autorizado a denunciar la causa que los origina e incluso la disimula ante sí mismo”

Yo lo reconozco, soy un mediocre… porque no entiendo qué demonios quiere decir. No sé si es oportuno citar así, cosa que el propio autor pone en duda, cuando no creo que esa frase sea más clara que cualquier cosa que pretendiera decir Rodríguez.

Lo triste es que aunque sus ideas puedan tener sentido, y aun perdonándole ese estilo pomposo, para tirarse el moco de esa manera hay que escribir muy, muy bien. Tú te has puesto alto el listón; si te metes en ese papel, no puedes tener un fallo de concordancia en la primera frase (“un perfil de la infanta Leonor, en la que se describían sus aficiones culturales”). Ni poner una coma después del sujeto (“Entender como “anti-natural” que un niño se interese por la alta literatura, muestra hasta qué punto…”).

Bueno, no es que fuera muy bien en las formas, y los argumentos en sentido general eran pasables, pero al final del artículo llega y dice:

Y en esta hora en la que España se haya encallada en los particularismos y las rencillas

Se haya encallada.

Chúpate esa. Lo escribe el tipo que defiende la altura cultural, que cita a Schopenhauer y a Ortega.

Ya, es un detallito. Una letra de nada.

Un detallito que, lo siento, deja a uno con las vergüenzas al aire. Por ahí ya no paso, profesor. Eso se lo repasa, lo escribe bien, y vuelve usted en septiembre, que se decía antes.

Serena

30 30UTC junio 30UTC 2017

No conozco a Serena Williams. No tengo por qué pensar que es una pija creída y caprichosa ni nada de eso. En principio no.

McEnroe, que está promocionando un libro, siguió seguramente los consejos de su agente literario y soltó una opinión-gancho de izquierda (borde por una parte, bastante razonable por otra, según se mire) sobre Serena:

McEnroe dice que si Serena Williams jugara con hombres sería la número 700 del mundo

Bueno, ni siquiera sé si fue deliberado para provocar revuelo, porque parece bastante improvisado; al parecer en una entrevista (puedes oírla en ese enlace) la entrevistadora le preguntó específicamente que por qué decía en su libro que Serena era la mejor jugadora de todos los tiempos, sin duda (el equivalente a jugadora femenina, porque en inglés no hay otra forma de decir “jugadora” si no es diciendo “jugadora femenina”). La entrevistadora le preguntó por qué no decía “mejor jugador” del mundo en general, punto (en inglés se puede decir si uno omite el “femenina”). Que por qué le pone el calificativo. Entonces McEnroe duda un momento, y tras una repregunta aclara lo obvio: que si jugara en el circuito masculino andaría por el puesto 700 del mundo. Insiste inmediatamente en que eso no impide que la considere una jugadora excepcional y todo eso. McEnroe no fue a por Serena, sino que contestó a preguntas específicas, y habló básicamente bien de ella.

Se puede entrar a argumentar sobre la concepción del deporte femenino, y que cuando uno compara carreras deportivas no debería mezclar a un deportista en otra categoría; que un yudoca de la categoría de menos de 60 kg medallista de oro olímpico es mejor deportista que un yudoca de más de 100 kg que no se ha clasificado para los juegos, aunque si lucharan uno contra otro el de 100 kg probablemente ganaría todos los combates. O se puede entrar a discutir si Teresa Perales es mejor nadadora que Mireia Belmonte, o si Purificación Santamarta es mejor que Carl Lewis y bajo qué criterios.

Pero la periodista ni siquiera iba por ahí: cuando él dijo que Serena sería la 700 del mundo, ella le preguntó ¿lo crees así? Así que en cierto modo McEnroe no estaba fuera de lugar (y Serena también lo confirma y lo valida, como veremos a continuación, porque entra al mismo trapo, donde tiene poco que rascar).

Borde o no McEnroe, acertado o no, se ha comentado mucho la respuesta de Serena:

Serena Williams contesta a McEnroe: “Respétame, estoy intentando tener un bebé”

Ha recibido muchos aplausos, pero a mí me parece realmente patético. La típica respuesta rabanera, sobre todo la segunda.

  • El “por favor, déjame al margen de tus afirmaciones” debería dirigírselo a la entrevistadora, que fue la que le preguntó por eso. Él solamente aludió a Serena en su libro como la mejor jugadora de la historia. (Quizás ella se refería a eso cuando decía que la dejara fuera de afirmaciones “no basadas en hechos”).
  • Luego dice que nunca ha jugado con nadie clasificado “ahí” (y pone unas comillas para referirse al ranking de la ATP… no sé muy bien qué significan). Pero parece que no es verdad. Por lo visto jugaron, ella y su hermana, en 1998, contra un tal Karsten Braasch. Cierto que parece que la fuente es el propio Karsten, pero no he visto desmentido alguno.
  • Aunque no haya jugado contra Braasch, da igual; es obvio que en el tenis de alta competición todos los jugadores son tremendos, y lo que diferencia al 1 del 500 es ese puñetero centímetro que parece beneficiar siempre a Nadal. Dejar en el aire que nunca ha jugado con nadie “de ahí”, como si fuera una incógnita que nunca se despejará, es un camino absurdo para defenderse. Me parece que el peso de la prueba recae en ella, y mientras tanto es obvio que aunque pudiera ganar partidos a hombres (¡claro que sí!) no resulta verosímil que mantuviera un puesto alto en esa clasificación. (Mi criterio es que NO IMPORTA EN LO MÁS MÍNIMO y no le quita mérito alguno, como no le quita mérito a un yudoca estar en la categoría de 60 kg y no en la de 100).
  • Y lo peor: saca a relucir la privacidad y que está teniendo un niño. Las mujeres embarazadas siguen siendo mujeres, con todo lo que eso significa, y la mayoría de ellas, salvo problemas concretos de salud, siguen ejerciendo su actividad. Algunas incluso intentan demostrar al mundo que solo debe tratarlas correctamente, no compadecerlas ni tenerlas por idiotas. Esta, ante unas simples palabras a las que podría hacer caso omiso, se saca de la manga un agravio inventado, no sé qué privacidad, para disfrazar que lo que le está diciendo a McEnroe es “no hables en público de mi actividad perfectamente pública en un plano profesional y deportivo”. Un argumento falaz y tramposo.

Es curioso que en ese contexto de embarazo que la hace supuestamente innombrable sea portada de una revista, que además se llama Vanity Fair.

Serena Williams posa desnuda y embarazada

Contrasta con la afirmación de que McEnroe invade su privacidad por hacer comentarios sobre su tenis, a preguntas de una periodista (mujer, por cierto).

No sé si McEnroe se equivocó. Pero me parece que Serena se ha equivocado mucho más, y que tiene muchos pájaros en la cabeza. Bueno, Ronaldo no es el único, está claro.

Tanto le han dado la lata a McEnroe que ha acabado por decir que no fueron palabras afortunadas. Pero acaba con un matiz lógico y previsible:

Tengo una idea para solucionar el problema: que los hombres y las mujeres jueguen juntos. Así no tendríamos que especular.

 

 

 

El salario de las mujeres

29 29UTC junio 29UTC 2017

Cosa rara: he visto un artículo sobre la diferencia salarial entre hombres y mujeres… y no decía la misma mentira de siempre.

El salario medio anual de las mujeres es un 23% más bajo que el de los hombres

Por una vez, solo por una vez, no aparece ni una sola expresión como “por el mismo trabajo” o “haciendo lo mismo”. Dicen:

la diferencia entre “hombres y mujeres se reduce si se consideran situaciones similares respecto a variables como ocupación, tipo de jornada o contrato”

Decir “se reduce” ya es una verdad a medias, pero tampoco se puede pedir mucho más. Algo es algo.

Apología del terrorismo

28 28UTC junio 28UTC 2017

Lo de ETA es absolutamente patético. Después de todos estos años, o más bien décadas (ya olvidadas por muchos), de trágica imbecilidad, repartiendo tiros en la nuca y diciendo gilipolleces, han perdido su macabra partida, y se han inventado un proceso de desarme unilateral, como si estuvieran llevando la iniciativa. Como si estuvieran “avanzando” en algo. Se inventan observadores internacionales, se montan sus películas (en eso no han cambiado), y dicen que el desarme ya no es moneda para la negociación, sino un medio para explicar nosequé. Vamos, que se desarman porque quieren ellos.

Es tan patético… que no creí que se pudiera superar, pero se puede, y de largo. Va mucho más allá de lo patético, y supongo que roza lo criminal, el tratamiento que algunos medios de comunicación le han dado estos días a un tipo al que ponen de gudari, de luchador por la libertad, porque tiene el enorme mérito ¡¡¡de haber tiroteado a jueces y puesto explosivos en un juzgado!!! Hablan de él como si fuera un mádelman, un Schwarzenegger, un hombre de acción, que sabe disparar, bucear, pilotar… Hasta le valoran que sea ¡instagramer y actor!

Dice el valiente: “Soy un hombre que sale a la calle sin saber si va a volver a casa porque la muerte forma parte de la evolución”. Dice también de su comando que “somos una coalición entre militares y civiles en búsqueda del equilibrio y en contra de este Gobierno transitorio criminal, no pertenecemos a tendencia política o partidista. Somos nacionalistas, patriotas e institucionalistas”. El periodicucho lo describe con un babeo insoportable, le llama “una especie de Rambo”, “muy entrenado”. Dice que al tipo “le gusta alardear de su labor en las redes sociales y en su cuenta de Instagram muestra sus diferentes actuaciones y las armas que ha tenido que utilizar”. Que ha tenido que utilizar, no te lo pierdas… E incluso ¡¡nos enseña cómo visita a los niños con cáncer!! ¿No es esto apología del terrorismo?

Yo pensaba que incluso los abertzales más recalcitrantes se indignarían en los comentarios, primero por la evidente inmoralidad de ese artículo vomitivo, pero además por el relato edulcorado y propagandístico, pensado para imbéciles integrales. Pensé que incluso ellos se ofenderían. Pero no. He podido leer cosas como “Espero que consiga liquidar al presidente y sus secuaces. De hecho, no vendría nada mal que alguien así en España hiciese una buena limpieza”. ¿Iniciarán acciones legales contra este comentarista? ¿Apología del terrorismo, delito de odio, incitación a la violencia? ¿Incluso aunque no haya usado títeres ni chistes viejos?

Bueno, no he sido del todo sincero. Lo de arriba, lo de ETA y sus ínfulas de gente importante, es desgraciadamente verdad. Pero lo del etarra en el periódico es verdad, pequeñas ediciones aparte, excepto dos datos que he falseado. El aludido no es un etarra, es un venezolano. Y no hablamos de un periódico abertzale, sino de El Mundo:

Sí; lees bien. No es terrorista ni golpista: es un “rebelde”. Esto mismo lo oí hoy por la mañana en el telediario de La 1, y no podía creerlo. “Unos rebeldes” habían disparado contra el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, en un helicóptero robado. Lo contaban como una hazaña ingeniosísima. Como el día que tuve que tragar estupefacto cómo, con todo lujo de detalles y por espacio de muchos minutos, nos contaban en el telediario a la hora de cenar cómo los manifestantes contra Maduro usaban tarros llenos de… mierda. Literalmente. Nos enseñaban en primer plano la mierda, cómo la preparaban, cómo la envasaban y se la tiraban a los policías. No, no estaban denunciando actos de kale borroka; estaban hablando de rebeldes y solazándose en lo bonito que era todo aquello.

Pero resulta que el que atenta contra la legalidad es Maduro, aunque nadie jamás haya explicado por qué. Un policía atacando un tribunal con granadas es algo cojonudo. Es como los buenos de Star wars. Por eso los llaman rebeldes, para que te acuerdes de Han Solo.

Nunca me he informado sobre qué hace mal Maduro, porque la verdad es que no me hace falta. Visto lo visto, no sé si necesito saber más.

Sacar lo mejor de España

26 26UTC junio 26UTC 2017

Rajoy quiere que se le recuerde como “un hombre honesto que supo sacar lo mejor de España”

No se puede tener todo. Pero la segunda parte sí que la va a conseguir. Se le va a recordar como el tipo que sacó lo mejor de España.

Sacó de España hornadas enteras de nuestros mejores titulados.

Sacó 60.000 millones para los bancos, que no van a volver a aparecer, así que en España está claro que no están.

Sacó, quizás por la misma vía, otros 60.000 millones de la hucha de las pensiones.

Sacó de España toda la exigua ventaja tecnológica que pudiera tener en energías renovables.

Sacó de España el respeto a los resultados electorales, a la democracia, al adversario político.

Y lo peor de todo: sacó de España la responsabilidad política. Sacó toda capacidad de escándalo, toda capacidad de reacción de la sociedad civil, todo rastro de disidencia, por la vía de la sobredosis; si no querías caldo, toma veintisiete tazas. Cuando veas que no tienes ni la milésima parte de la energía que necesitarías para protestar por todo lo que te voy a poner delante, ya te rendirás. Y así ha sido.

Ya solo le falta sacar a Cataluña.