Archive for 24 febrero 2015

Apuesta por la información

24 24UTC febrero 24UTC 2015

Esto es un trozo de la portada de El Mundo el otro día. Sólo está recortada, sin más alteraciones. Estos dos titulares iban juntos, tal que así. No voy a comentar nada.

Información de la buena, buena, buena

Anuncios

El subconsciente psicópata

24 24UTC febrero 24UTC 2015

José Antonio Marina tiene una teoría (¿fue en La inteligencia fracasada? No me acuerdo, vaya fracaso), creo que bastante plausible, sobre cómo funciona la cabeza. Enunciada de manera chapucera viene a decir que hay una parte del cerebro que se encarga de reaccionar a los estímulos, generando ideas constantemente. Relacionando cosas, produciendo. Ideas descabelladas, sublimes, absurdas, imposibles, horribles, acertadas, crueles. Ese módulo produce de todo, y por encima hay otro componente organizador, que es el que filtra, descarta las gilipolleces casi antes de que lleguen al plano consciente, reprime lo que debe reprimir y aprovecha lo aprovechable, que es lo que finalmente llega a nuestro comportamiento.

Bueno, pues mi filtro funciona aparentemente bien, porque de momento no he hecho nada excesivamente extravagante. Pero sólo aparentemente, porque la verdad es que constantemente se me ocurren barbaridades y estupideces, que no suelo expresar (y mira que ya expreso demasiadas) pero las oigo y las manejo conscientemente. Es como si fuese un chiflado total, en un delicado equilibrio que mantiene la chifladura encerrada, como cuando tienes un perro de estos que se quieren escapar y andas con cuidado cada vez que abres la puerta. Son gilipolleces y las identifico como tales, pero lo cierto es que se gestan y se asoman y les digo “no”.

El otro día en la tele, trasteando con el EPG para ver qué daban, veo lo siguiente:

La casa en...

 

Y entonces el perro se lanza contra la puerta entreabierta:

La casa en llamas.

La casa en ruinas.

Y de verdad que por más que pensaba (porque el filtro, una vez más, impuso su voz y dijo “no seas bruto, eso no puede ser”) no conseguía que se me ocurriera nada más, el perro no salía del bucle. Así que tuve que ir a pulsar los detalles porque de verdad que estaba intrigado.

La casa en directo

¡¡¡Ah, claro!!! Era “en directo”. La casa “en directo”.

Casi me avergüenza admitirlo, pero no se me ocurrió. Sólo veía llamas y ruinas.

No sé cómo interpretarlo.

Por si había alguna duda

23 23UTC febrero 23UTC 2015

Con toda esta historia de las tarjetas black de Caja Madrid y otras similares, a uno a veces le entra la duda.

Le entra la duda porque en realidad no es muy difícil cometer errores o hacer cosas que uno creía que eran correctas. Esta gente que gastaba montones de dinero sin pagar impuestos ni declarar ese ingreso, ¿quizás creían realmente hacer lo correcto? Es decir, si entras a trabajar en un sitio, y te dicen que puedes hacer cualquier gasto sin justificar, ¿lo aceptarías? Si entraras a repartir pizzas te parecería algo inaudito y buscarías la cámara oculta, pero claro, uno no ha sido muchas veces consejero de un banco. Y al fin y al cabo, incluso conduciendo con todo el cuidado y sumisión te caen multas, y haciendo la declaración de la renta con toda atención cometes errores que podrían parecer deliberados.

En principio, creo que quizás algunos de esos consejeros no supieran bien por dónde andaban; los compraron con las tarjetas, se sintieron importantes, y tragaron. Al fin y al cabo, para eso se inventaron el dinero y los cargos; para tentar y comprar a la gente. Pero a uno le cuesta creer que alguien tan listísimo, preparadísimo y ministrísimo como rdrg rt no sepa perfectamente lo que está haciendo.

Por si había alguna duda, se aclara. Si un tipo como este dice que en 30 años nunca había visto algo así, ya no tengo nada más que pensar. Las declaraciones son gratis, y mentir también, pero el hecho es que aparentemente este hombre no gastó ni un céntimo de esas tarjetas.

Así que se acabó la discusión. Si este sabía interpretar lo que pasaba, y sabía distinguir la honradez del saqueo, los demás (la mayoría, por lo menos) forzosamente también.

Conclusión: efectivamente, son lo que parecen. Una banda de ladrones sin ningún escrúpulo.

Whiplash

19 19UTC febrero 19UTC 2015

I’ve seen quite a few comments about Whiplash. And now I’ll make my own.

First of all, I liked the film. I’ts one of the sparse times I leave the theater mostly satisfied with that I’ve seen. That doesn’t mean the movie is perfect, of course; there are many things I don’t like. But it’s a honest, correct and enjoyable (in a somewhat wicked sense) movie. That’s quite a lot nowadays, and that’s why I understand all the hype.

Many comments describe the film as a masterwork. I don’t think it is, and I’m not delving too much into that. But I’ve seen comments in the opposite sense, and I’m more interested in those. I think most of them are wrong as well.

In this film there are obvious exaggerations. Too much blood, for instance. Too much speed (playing fast is not one of the main concerns of any jazz instrumentalist). Too much teacher abuse (a big band conductor can terrify you without such a direct and explicit pressure). Too much physical endeavour (a drummer in the best school of New York would probably never play with such a physical tension, which is something you should avoid at all cost when playing any instrument). Too long and supposedly spectacular drum solos.

At this point, direct and explicit pressure hasn't even started yet.

At this point, direct and explicit pressure hasn’t even started yet.

Those are artistic licenses. I don’t like them, but they are acceptable for one reason: they don’t significantly alter the plot, the meaning of the film. The story would be esentially the same if those exaggerations were not there. The exaggerations that really upset me are those that a writer uses as an essential resource to solve a situation; he couldn’t do it without the exaggeration, and he’s resorting to an easy solution. If the drummer was playing someting difficult (but not necessarily fast), if he was rehearsing to exhaustion (without any blood or snare punching), if the conductor was not so foul-mouthed and abusive and if the solos were more adjusted and realistic, the film would be essentially the same.

So, yes, there is some “karate kid” and some “rocky” here. The director wanted to create a hero epic or discourse that everybody could recognize, musician or not. I find that unnecesary and hence wrong, but who knows.

A good example of the comments about Whiplash is that by Kid Millions. A drummer himself, he points out how the drummer actors do a lousy job at faking. I’m not a drummer myself, but I’ve seen quite a lot of them playing, I’m specially sensitive to bad playbacks in instrumentalists, and Whiplash is more than correct in that sense (and actually those actors are supposed to be drummers).

Then the author starts complaining about things that don’t make much sense. He tells things like:

But it turns out that Whiplash is not about […] drumming, or music, or friendship, or fathers and sons, or music school or all the cherished sentimental things one needs to give up to become “one of the greats” — it’s about the casual sexism, racism and homophobia that’s our country’s stock-in-trade.

I strongly disagree. Whiplash is exactly that: it’s about drumming, music, friendship, fathers and sons, music schools and leaving everything aside just to become one of the greats. That’s the point: those are exactly the subjects. On the other hand, Whiplash is not a documentary about drum playing, and I think that’s the problem with many viewers. They wanted to see themselves, their ideas, on the screen, and not a story that just incidentally intersects with their lives.

Another example:

So do we get amazing music in this movie? Well, no, not really. The band plays bloodless renditions of the old jazz standard “Caravan” and the odd-meter mainstay “Whiplash,” and then we see Fletcher in a bar later in the film playing in a tepid piano quartet, playing something boring. I would rate the performance two Zs out of three.

Come on, Kid. It’s a school, and maybe the renditions are bloodless but technically accurate (out of pure fear), and maybe that’s exactly how Fletcher band would have sounded. Fletcher plays uninteresting ballads? Maybe that’s exactly what Flecher would play in reality; maybe he’s a frustrated, mediocre player that finds his glory in winning big band contests and terrifying students. What did you want when you sat at the theater? A story or a jazz concert? Yet more:

Is there something about music that feels galvanic and spiritual here? No, no, it’s straight-up academy, boot camp, overcompetitive, testosterone-fueled posturing. There’s nothing to prove to us that music matters to these characters. […] There are no women in the top jazz group. […] But is there anything that shows us that Neyman might be a prodigy, or a kid whose life has been transformed by music? […] Whiplash is about trying to become a musician in such a twisted and perverse way that it constantly undermines itself. […] Music is not about trying to be the greatest musician who ever lived. […] It’s about playing music with people — finding a community and truly connecting with other people.

When Kid Millions points out the flaws he finds in the film… he’s actually describing the film. To all those supposed defects, I answer: “Yes! Yes, of course!” It’s academy, overcompetitive. There are no women. Neyman is definitely not a prodigy. Whiplash is about trying to become a musician for the wrong reason, and actually being “the best” is the goal for these characters, instead of making beauty with sounds or sharing it with fellow musicians. That’s exactly the story. And then, what’s your problem with that? Whiplash is not endorsing a way of life; it’s telling a story.

If you criticize something by pointing out exactly what it is, what the director wanted to express, as if those things were mistakes, the conclusion is clear: you didn’t understand the film. The film is OK, but you went there looking for something different, and you were wrong.

The same applies to other comments I’ve seen. Instead of critizicing the film, they are critizicing the characters or the events, which makes no sense, since people and life are what they are, sometimes good and sometimes bad.

So there are things I don’t like in Whiplash, but I consider many comments completely misguided.

snchz y gmz

13 13UTC febrero 13UTC 2015

Resulta que pdr snchz ha fumigado a tms gmz.

Ayer por la mañana vi empezar “Al rojo vivo“. No lo veo nunca, pero como el día anterior no me había enterado mucho, y mientras desayuno tampoco hay mucho que ver, salvo Telemadrid, ¡digo!, la 1, lo dejo a ver qué cuentan.

El presentador (muy indignado, no sé por qué) presenta la noticia diciendo que pdr snchz quiere hacerse con el control del partido en Madrid y por eso destituye a gmz. Ese es su resumen. Habla de “suicidio del partido socialista”.

Angélica Rubio (muy indignada, no sé por qué), sobreactuando como casi todos los periodistas hoy en día, empieza diciendo eso de “a 100 días de las elecciones”, “dinamitar el partido en Madrid”, “tms gmz no está imputado”, “es la primera vez en la historia democrática de España que un partido político toma una decisión de este tipo contra un dirigente que no está imputado, no lo ha hecho ni Podemos con Monedero” (¿?), “esta no es una jugada contra la corrupción porque tms gmz no está imputado”, “es un absoluto disparate”, “en el PSOE se pactó la tregua hasta las primarias […] pdr snchz ha roto la tregua”, “Gabilondo [el presumible nuevo candidato] no conoce las entrañas del partido, yo no sé si es consciente de dónde se metería”.

Eduardo Inda (muy indignado, no sé por qué), contando escaños del PSOE que según él se van a Podemos (¿?), dice “esto es una metedura de pata sideral”, “Ángel Gabilondo que es un tipo de 70 años de edad [… ] una auténtica barbaridad”, y a Inda no necesito verlo mucho más.

Antonio Pérez Henares, sin embargo, dice “o Antonio Miguel Carmona [que puso las dos manos en el fuego por Gómez] sabe algo que no se yo, o yo sé algo que no sabe Antonio Miguel Carmona”. Y que “he dicho muchas veces que me parecerá muy importante en un proceso de regeneración que un partido, antes de que fuerzas externas le señalen a uno de los suyos como alguien que ha estado en posiciones muy irregulares tome él la decisión”, “lo que no podía es presentar un candidato que en plena campaña fuera imputado”.

Jesús Maraña (muy indignado, no sé por qué) dice “a mí me sorprende mucho el momento en que se hace esto”, “sin otros factores que están en torno a esto […] no se habría producido lo de hoy”, “políticamente no se justifica puesto que no ha habido imputación”.

O sea, a ver si me entero.

El secretario general de un partido destituye a un candidato a presidente autonómico, sin reparar en cálculos electorales, supuestamente porque no parece que esté todo lo limpio que debería.

Y los periodistas, muy indignados, no sé por qué, sólo hablan de eso, de cálculos electorales, de que faltan 100 días para las elecciones, de que el partido está dinamitado, de que es una metedura de pata sideral, de que es una barbaridad, de que políticamente no se justifica porque no ha habido imputación, de treguas, de división interna y de otras chorradas. Angélica dice que es la primera vez que se hace esto sin que el candidato esté imputado, y ¡no lo dice para aplaudir que POR FIN se haga, sino para poner el grito en el cielo!

En la campaña electoral de 1996 (que duró varios años, en realidad), nos explicaron aquello de que una cosa es la responsabilidad penal y otra la responsabilidad política, que van separadas, que puede que haya motivos para que dimitas aunque no te condenen, y blablabla. Para mí todo aquello era nuevo, y me lo acabé creyendo.

Si me lo creí para Felipe González y Alfonso Guerra, me pareció que debía creérmelo para todo el mundo, incluso para Ana Mato (que si lo escribo en moderno sería n mt), y por eso me pareció surrealista que la nombraran ministra, o que el gobierno siguiera adelante después de Bárcenas como si nada. En esa mesa de Al rojo vivo, Pérez Henares es el raro, el único que ve lógica la destitución. Me pregunto qué parte de sus frases es discutible.

Pero ¿de verdad creen ustedes que a los ciudadanos les importa UNA MIERDA el partido y sus estructuras y sus facciones? ¿Tan desconectados están de la realidad? El jefe ha echado a un candidato sobre cuya honorabilidad hay dudas, lo ha hecho precisamente en período electoral y a cara de perro, y los ciudadanos, a todo lo que sea echar a un político, y no digamos si sobre él pesan sospechas de corrupción, aplauden con las orejas, y si es con decisión y sin reparar en gastos, más. Todos los de esa mesa, salvo Pérez Henares en este caso, parecen tan ciegos como los políticos, pensando sólo en puestecitos y carguitos y votitos. Pero con qué cara piden luego regeneración y cómo van a hacer su trabajo de controlar al poder, si ante esta noticia todo lo leen con los mismos ojos que la casta, y no con los ojos de la decencia. Han interiorizado y grabado en piedra una norma: si no estás imputado judicialmente, no tienes ni que plantearte dimitir (y si estás condenado y la condena no es firme, tampoco, y si es firme, ya veremos). Y luego se quejan de la judicialización de la política.

Pues para mí las personas no son imprescindibles, esos políticos no valen tanto, hay más deseando ponerse ahí, y no pasa nada si, como el mago que se levanta las mangas, ante cualquier duda el candidato se aparta y ponen a otro. Aunque luego el primer candidato resulte inocente y entonces vuelva más legitimado que antes. Y ojo, que hay muchos comportamientos que justifican una dimisión, AUNQUE NO SEAN ILEGALES, así que difícilmente iban a imputar a uno por ellos.

No somos idiotas. Que los motivos de la destitución no son solamente esos es evidente, que hay estrategias internas (puñaladas incluidas, y metralletas no porque hacen ruido) es evidente, y que seguramente pesan mucho más que la mera decencia o limpieza también. No nos chupamos el dedo, no hace falta que se lo chupen los periodistas, y no está de más que analicen todo eso también. Pero aunque la destitución sea teatro, en realidad toda la política es teatro, y tenemos que aplaudir los gestos correctos y censurar los incorrectos, porque  otra cosa no tenemos. A eso jugamos en un régimen parlamentario, a escenificar gestos y respuestas.

Dice Angélica que Ángel Gabilondo no conoce la estructura del partido y que duda que sepa dónde se mete… Sí, anda, Angélica, qué va saber Gabilondo, que solamente fue ministro. Tú estás más enterada, dónde va a parar.

Qué pena que no nos gobiernen los periodistas. Son más políticos que los políticos, y además saben más de todo.

Severina, otra vez

9 09UTC febrero 09UTC 2015


N’asturiano [dir a versión en español]

Si el xueves pasau hubieres táo nel Olivar, habríes visto una jam nel sótanu (con perros incluyíos), pero sobre too, habríes visto un conciertu de Mapi Quintana y Elías García, colos temas de Severina.

Nun hai muncho nuevo que decir; tuvieron soberbios, emocionantes. Mapi desplicaba de ónde venía ca canciu, aquello taba petáo de xente, y pémeque-yos gustó. Si dalgo nun me gusta muncho de la música nos bares, ye que hai ruidu, hay muncha xente falando, y hai dellos borrachos. Equí había un pocoñín de too eso, pero col respetu suficiente pa poder sentir la música. Nun se pue pedir muncho más.

Les bruxes, los bufones y los muñecos de la paré tábemos pasándolo bomba.

Les bruxes, los bufones y los muñecos de la paré tábemos pasándolo bomba.

Prestóme pola vida esfrutar otra vez los temas que ya conocía d’enantes. La pantasma d’Afke acarícianos en persona ca vez que toquen Afke y güelita; pónennos en tensión ná menos que con una añada, y envede convertir la música en baile convierten el baile en música (vaya manera d’entamar un tema…)  Pero pa enriba de too eso, lo que más me prestó ye que ficieron dellos temas que tan iguando tovía, que tan “en obres”, como decíen ellos (esa muñeira… nun podía creeme lo que taba oyendo). Y esos temas son iguales que los de Severina. Quier decise que pegan con ellos, que son coherentes, que recueyen los mesmos afayos musicales, pero estrémense lo bastante, tienen arreglos propios ya especiales, y lleguen al corazón, pero por otru camín.

Total, que va habiendo cancios pa otru discu,  y que va ser otru discu redondu, otru igual que el primeru y perdiferente del primeru. Y esa ye la meyor noticia.

En español [dir  a versión n’asturiano]

Si el jueves pasado hubieras estado en El Olivar, habrías visto una jam en el sótano (con perros incluidos), pero sobre todo, habrías visto un concierto de Mapi Quintana y Elías García, con los temas de Severina.

No hay mucho nuevo que decir; estuvieron soberbios, emocionantes. Mapi explicaba de dónde venía cada canción, aquello estaba lleno de gente, y creo que les gustó. Si algo no me gusta mucho de la música en los bares, es que hay ruido, hay mucha gente hablando, y hay algunos borrachos. Aquí había un poco de todo eso, pero con el respeto suficiente como para poder oír la música. No se puede pedir mucho más.

Me gustó mucho disfrutar otra vez los temas que ya conocía de antes. El fantasma de Afke nos acaricia en persona cada vez que tocan Afke y güelita; nos ponen en tensión nada menos que con una nana, y en vez de convertir la música en baile convierten el baile en música (vaya manera de empezar un tema…) Pero encima de todo eso, lo que más me gustó fue que hicieron varios temas que están preparando todavía, que están “en obras”, como decían ellos (esa muñeira… no me podía creer lo que estaba oyendo). Y esos temas son iguales que los de Severina. Quiere decir que pegan con ellos, que son coherentes, que recogen los mismos hallazgos musicales, pero se diferencian lo suficiente, tienen arreglos propios y especiales, y llegan al corazón, pero por otro camino.

Total, que va habiendo canciones para otro disco, y que va a ser otro disco redondo, otro igual que el primero y muy diferente del primero. Y esa es la mejor noticia.

El peor enemigo de la democracia

4 04UTC febrero 04UTC 2015

Pedro Sánchez, o quizás debería decir pdr snchz, porque es un huevo de moderno y de dinámico, ha firmado con Mariano Rajoy, léase mrn rjy (me gusta eso de llamar a las figuras prominentes con consonantes, voy a  adoptarlo que es muy Internet), un tal Acuerdo para afianzar la unidad en defensa de las libertades y en la lucha contra el terrorismo. El texto empieza diciendo que “El terrorismo es el peor enemigo de la democracia y de las libertades”. Eso es mentira.

La segunda frase es “Los españoles lo saben bien, porque hemos hecho frente al terrorismo durante demasiado tiempo”. Eso es una falta de concordancia, aunque eso sí, digna del tono general con que se hacen aquí las cosas (cualquier mierda vale).

Y la tercera frase es “Y lo hemos hecho siempre con una clara ejemplaridad: con serenidad, fortaleza y responsabilidad”. Y eso no es ya que sea mentira, es que es una broma macabra si quien lo firma es un representante de un partido que ha venido realizando tal exhibición de desvergüenza, deslealtad y juego sucio desde hace mucho, pero particularmente las últimas tres legislaturas, en materia antiterrorista.

Podríamos seguir con las demás frases del acuerdo. Pero de momento me voy a centrar en pdr, no en rjy.

Aquí puedes ver y oír a la secretaria de Estudios y Programas del PSOE, Meritxell Batet, el lunes 2 de febrero de 2015.

Si el vídeo sigue ahí, podrás oírla decir literalmente a partir del minuto 1:00 (la puntuación es mía, no hay otro remedio):

[…] Para el Partido Socialista hay una línea roja que es la prisión permanente revisable, que es algo a lo que nos hemos opuesto en la tramitación del código penal con muchísima contundencia porque es una cuestión de principios. Para nosotros es irrenunciable. No vamos a estar de acuerdo, nunca, con la prisión permanente revisable.

El mismo día que pdr firmaba el acuerdo con rjy, mrtxll dice “línea roja”, “principios”, “irrenunciable” y “nunca”.

El segundo punto del acuerdo dice de manera bastante obvia:

2.- Acordar que, tal y como ha venido recogiendo nuestro ordenamiento jurídico, a los delitos de terrorismo con resultado de muerte les será siempre aplicable la máxima pena privativa de libertad recogida en el Código Penal.

Y lo que pasa es que pdr, y por extensión mrtxll, saben ya que rjy y sus muchachos pretenden introducir la cadena perpetua en el código penal (con un nombre descafeinado). Lo único que se ha negociado es un rodeo para maquillarlo, un salto de un artículo a  otro:

Una pirueta lingüística facilita al PSOE firmar el pacto antiterrorista

Esa, queridos amigos, es la forma de afrontar en un partido político una línea roja, unos principios, algo irrenunciable. Un nunca.

En vez de salir a dar la cara y decir “nos hemos tragado el sapo pero prometemos que si algún día podemos quitaremos esa pena del código”, o lo que sea, hacen como si no hubiera pasado nada y fuéramos todos imbéciles. mrtxll declaró lo que declaró cuando ya sabían el contenido del acuerdo. El mismo día nos estaba contando esa película. Eso es una mentira a los ciudadanos con todas las letras, sin comerse ni una vocal. M-E-N-T-I-R-A.

Aun cuando lo  hubieran confesado con claridad, sería inadmisible. Eso los pone en la posición siguiente: si algún día llegan al gobierno, y cumplen esa promesa (que ni siquiera han tenido que hacer), serán los que estén “acortando las penas de los terroristas”, puede que soltando algunos (por lo que sé, una reforma como esa se aplicaría inmediatamente a los que estuvieran cumpliendo condena a causa del dichoso artículo), y verás, pdr o quien sea, con qué ejemplaridad, serenidad, fortaleza y responsabilidad se comporta tu oposición en esa situación. Prepárate para una demostración de fair play.

Así que la firma de este acuerdo no sólo es una bajada de pantalones, sino una chapuza, una torpeza, un decorado de cartón piedra, un tente mientras cobro. Un posponer las malas noticias, o no coger el toro por los cuernos. Hacer las cosas mal a sabiendas y luego ya veremos quién se come el marrón. En fin, política.

Y últimamente estoy llegando a una conclusión importante.

El peor enemigo de la democracia y de las libertades es la impunidad. Y en eso, desgraciadamente, España es campeona del mundo. Y que un tipo salga de la cárcel a los treinta años (o a los diez) puede ser correcto o incorrecto, pero no es impunidad, o no es la que hace daño a la democracia y las libertades.

La impunidad es que el único condenado por el franquismo en España sea no un torturador o un usurpador de bienes expropiados, sino un juez que intentó investigar los crímenes. O que hoy los jueces tengan que tener en cuenta una cosa que se llama la “doctrina Botín”. O que el cerebro de Caja Madrid y otros negocios (que habría que llamar más bien “genocios”, porque menudo estropicio), mgl bls, apenas pasara unos días en la cárcel, mientras que el juez que se atrevió a tocarle un pelo ha sido expulsado de la carrera judicial. O que js mr znr vuelva como el faro del mundo, o la lucecita del Pardo, a alumbrarnos el camino, después de haber cometido tantas fechorías, entre ellas colocar(nos) a su amigo bls. O, en fin, la mera llegada al gobierno del gobierno actual, y no digamos su permanencia, que ha roto todos los criterios posibles de responsabilidad política y nos ha dejado completamente desarmados, porque han convertido lo inaudito en normal. Si han podido hacer todo esto, ya pueden hacerlo todo.

Pues estos señores, mientras preparan leyes para enchironar a los ciudadanos en cuanto protesten demasiado alto, son los que nos hablan de democracia y libertades; y los de Davos dicen, y hay que reconocer que tienen unos huevazos admirables, que Hay que educar al pueblo para que vote al líder correcto. Con todas las letras.

Eso es democracia. Y libertad. Con pdr y con rjy podemos mirar el futuro con confianza, no hay nadie mejor dotado para conducir el país.