Archive for 19 agosto 2016

Políticos, sean responsables como yo, por favor

19 19UTC agosto 19UTC 2016

Estos días he visto muchos titulares, muchas declaraciones, muchos editoriales (lo de El País es de risa) exhortando a nuestros políticos a que hagan lo que los ciudadanos supuestamente les hemos encargado en las urnas, a que se pongan de acuerdo. ¿?

Pero cuánta mierda hay que tragar de nuestros reflexivos conciudadanos, de verdad.

Venga, hablemos de consenso, de altura de miras, de sacrificio por el país. La prioridad es formar un gobierno.

Votante del PP: ¿estás dispuesto a dar ejemplo y a que Rajoy, que es el candidato con menos apoyo y el que realmente lleva tres legislaturas bloqueando la situación y destrozando el país y endeudándolo para los restos, se aparte y el PP proponga otro candidato, para que los demás partidos puedan agarrarse a eso y facilitar la investidura? ¿O quizá estás dispuesto a que los parlamentarios del PP voten a favor de un gobierno de cualquier otro partido que tenga más apoyos (bien nos podíamos haber ahorrado una legislatura, porque esa oportunidad ya la tuvieron, pero en fin)?

Votante de Ciutadans: ¿estás dispuesto a envainártela y a que, en contra de todo lo que ha venido diciendo una y otra vez, Rivera se avenga a votar a favor de la investidura de Rajoy sin más? ¿O de Iglesias, o de Sánchez?

Votante del PSOE: ¿estás dispuesto a que sea el PSOE el que ceda y vote a favor de Rajoy? (Esto, por cierto, es siempre lo más probable, porque en este país siempre ceden los mismos). ¿O a que el PSOE vote a favor de Iglesias, o encumbre por fin a Rivera para que sea califa en lugar del califa?

Votante de Podemos / IU: ¿ídem de ídem? ¿Estás dispuesto a que gobierne el PSOE?

En este país nuestro que tanto avergonzaba a Albert Pla pero al parecer nos tenía a todos los demás orgullosísimos, el “consenso” y el “entenderse” siempre ha significado que el niño dueño del balón haga lo que le dé la gana, aunque sea en contra de la voluntad del 70% de la población.

Si los votantes no aceptan de ninguna manera el consenso, el sacrificio ni todas esas mierdas, no sé por qué esperan que lo hagan sus políticos. En realidad, todo lo que están diciendo mis inteligentes conciudadanos es que el sacrificio, la altura de miras y el esfuerzo lo hagan todos los demás.

Creo firmemente en la democracia, porque sí, queridos amigos: nos representa bastante bien.

El doping y la ingenuidad

10 10UTC agosto 10UTC 2016

Yo creo que a estas alturas ya nadie debería sorprenderse por el dopaje. En mi caso, hago ya muy poco caso al deporte profesional, porque no tiene sentido. No es importante quién corre cierta distancia en menos tiempo, en general; pero menos aún quién tiene mejores farmacéuticos.

Pero si tú sigues pensando que el dopaje es algo extraño, excepcional, que se hace a escondidas, basta con que bucees un poquito para cambiar de idea.

Hace un tiempo incluí aquí referencias a un reportaje, y a un diario de sesiones, en los que se ve perfectamente que en noviembre de 1983 todo el mundo estaba al tanto de la guerra sucia, la jaleaba y hablaba de ella con toda naturalidad, hasta el punto de que se debatió en sede parlamentaria sin el menor pudor.

Pues a través de Guillermo Ortiz he dado con un artículo del 14 de febrero de 1985. ¿Te suena “Eufemiano Fuentes”? Sí, ¿verdad? Es un pérfido personaje, un médico malévolo, arquitecto de todo un sistema de dopaje. Te suena de la Operación Puerto, la Operación Galgo, los ciclistas tramposos, todo eso. Deportista relacionado con Eufemiano, deportista contaminado.

Bueno, pues lee este artículo, escrito con la ingenuidad de una época en la que todavía no era escándalo el dopaje ni que le pegaras a tu mujer. Verás con qué tranquilidad se habla de “ayudas al rendimiento”, con qué naturalidad se enfoca todo eso. Y con qué claridad se dice que los españoles entonces éramos poco menos que los últimos monos del deporte porque todo el mundo se ponía menos nosotros, que no teníamos ni jeringuillas ni ná, y que eso había que arreglarlo.

Si hoy alguien escribiera esas cosas, o un entrevistado hablara así, quizás se armaría la marimorena. Pero el caso es que Fuentes, en 1985 y haciendo lo mismo que ahora, no era un doctor pérfido y malévolo, sino un estudioso que iba a encontrar la gasolina que les faltaba a nuestros deportistas, que iba a probar qué se detectaba en los controles y qué no, y una vez encontrado lo que no, pues se lo inyectaría a quien fuese necesario. Tal cual, sin tapujos y sin paños calientes. Nadie se escandalizaba por ello.

Es muy revelador.

El cocinero estrella

9 09UTC agosto 09UTC 2016

No aguanto las mentiras, y por eso no aguanto los realities. Y por eso no aguanto los concursos de cocineros. Y me cuesta aguantar en un país que encumbra a tipos como estos.

Hoy leo una entrevista con uno de ellos. Suelo leer movido por la curiosidad, y encantado de que lo que leo me haga cambiar de opinión o destruya alguno de mis prejuicios. Y me decepciona cuando, por el contrario, lo que leo me reafirma en mis impresiones o mis prejuicios.

Leo:

P. Conozco dos cocineros que tienen vidas parecidas. Chicos de familias educadas, malos estudiantes, quizá hiperactivos… Fueron a una escuela de cocina porque en la universidad no lo tenían claro y allí se hallaron.
R. Me suenan ligeramente cosas de las que dice. Un cocinero es un tío ansioso que ha nacido para ser un artesano, para aprender en el trabajo. Yo mismo soy una persona muy activa que necesita estar motivada en lo que hace. ¿Me llevó eso a ser un mal estudiante? Sí.

Fíjate tú. Ser artesano, aprender haciendo, ser activo y estar motivado… son cosas te llevan a ser un mal estudiante. Esto es lo que se llama hacer de la necesidad virtud y convertir los bugs en features. Un hombre de su tiempo, no se puede negar. Sigamos:

P. ¿Le iba mal en el colegio?
R. Sí. La EGB no consiguió motivarme, está claro. Mire, yo entiendo que hay muchos niños en cada clase y que hay que estandarizar la educación, pero eso de “a los cuatro años tienes que leer, a los cinco tienes que sumar, a los seis…”, y todo por obligación. Eso no iba conmigo y no debería ser así. La educación debería preocuparse por atraer a los niños. Cuando yo empecé a trabajar, me gustó, me sentí motivado y entonces empecé a leer y a estudiar muchísimo.

Otro de esos estudiantes que han aprendido la cantinela de que la EGB (la enseñanza en general) es la que tiene que motivarles a ellos. Compañero, con ese concepto de la motivación el trabajo no tiene mérito, porque simplemente no es trabajo. Dice “no consiguió motivarme”, como si la que hubiera fracasado fuese la EGB y no él. “Todo por obligación… eso no iba conmigo”. Claro, eres uno de esos románticos, una mente libre y creativa que rompe las normas. Pero igual lo que pasa es que eres un vago que solo hace lo que le gusta (y en NADA se puede avanzar si uno solo hace lo que le gusta). Pero espera, que la respuesta continúa:

Sólo me cabrea el puto inglés, que no me entra en la cabeza.Me vienen clientes extranjeros y tengo que salir a saludarlos con un traductor, cosa que me da mucho por saco.

Hummm… claro, es que el “puto inglés” es de esas cosas que solamente se aprenden con esfuerzo, y haciendo algunas cosas que a uno no le apetecen. Es decir, que te motiva mucho tu trabajo, pero lo del inglés no… que lees y estudias muchísimo, pero el puto inglés se te atraviesa…

Jordi de mi alma, yo tengo una explicación. Aprender inglés requiere un esfuerzo, y las tareas que hay que hacer no siempre son motivadoras ni tienen recompensa inmediata. Así que no es de extrañar que no se te dé.

Pero no te preocupes. Siempre puedes decir que el Reino Unido fracasó porque no consiguió motivarte a aprender inglés.

La cosa no va a mejor. Agárrate y lee esto:

P. ¿Por qué los cocineros que salen en los periódicos son hombres?
R. Había una razón histórica: las cocinas, antes, eran infiernos con el fuego y el material, que era pesadísimo. Los cocineros tenían que ser gladiadores. Ahora ya no ocurre eso, no hay ningún motivo para que el hombre tenga más éxito que la mujer. Lo que importa es la capacidad de liderazgo sobre el grupo, y en eso lo tenemos igual los hombres y las mujeres.

No ha dicho que las mujeres no tenían apenas oportunidad de montar negocios o llevar empresas por sí mismas, o cualquier otra cosa. O que ahora mismo son tan buenas como ellos, pero seguimos siendo machistas. Dice el tío… ¡que hay una razón histórica! ¡Que la cocina es un trabajo muy duro, es metalurgia, amigos, siempre fue cosa de hombres! ¡Una tradición de hombres cocinando, y de mujeres que no se acercan a la cocina porque las ollas pesan mucho!

De verdad que flipo en todos los colores del arco iris y parte del ultravioleta. Pero ¿de qué planeta viene este tío?

En fin, no hace falta que vaya al resto de la entrevista. Lamentablemente, no tengo mejor opinión de él que antes.

Trump

4 04UTC agosto 04UTC 2016

Trump en inglés significa triunfo (en las cartas). Y a la vez significa pedo.

No acabo de entender las polémicas de estos días respecto a Donald Trump. Resulta chocante que un tipo tan obviamente… loquesea llegue a ser el candidato del partido republicano a la presidencia, y quizás (¿por qué no?) a presidente. Es obvio que no debería estar ahí.

Pero George W. Bush no sólo estuvo, sino que fue presidente. Dos veces. Y Aznar. Y Mariano Rajoy ahí está.

Se dice que no está preparado para el cargo. Pero por otra parte… El tipo que se convierte en candidato del partido republicano (o de cualquier otro) está en la cima de una pirámide alimenticia, por encima de verdaderos depredadores, muy experimentados, con habilidades asesinas muy depuradas. Intenta ser alcalde de una capital de provincias, a ver cuán lejos llegas. Ahora intenta ser gobernador de un estado de los EEUU. Y ahora intenta ser presidente. Evidentemente, está muy, pero que muy preparado; ha dejado en la cuneta a un montón de candidatos con toda la determinación para hacer lo-que-fuese para estar en su lugar. Ahora los republicanos parecen estar horrorizados, pero no creo que se hayan encontrado con ninguna sorpresa (tampoco son estúpidos). ¿No crees que alguien capaz de auparse al número uno teniendo a todo un partido como ese en contra tiene algunas habilidades que hay que reconocerle?

Ha habido polémica porque dijo algo sobre los padres de un soldado muerto. Algo que, la verdad, no me parece para tanto en el nivel en el que está la política actual. Sus discursos xenófobos los hemos visto antes por estos lares, y de hecho fueron recompensados (¿Lbl?). Que en una reunión pregunte a un asesor que por qué no se pueden usar armas nucleares… escandaliza, pero es una pregunta de lo más normal. Empiezo a ver un montón de frasecitas sacadas de contexto y magnificadas como algo relevante (lo del niño que lloraba en un mítin, cualquier cosa), cuando la mera presencia del tipo como candidato ya es un escándalo de proporciones tales que todo lo que haya venido después son naderías.

Es decir: por una parte, es obvio que un tipo así no puede ser presidente. Tan, tan obvio, tan aparente, que no me creo nada. No me creo que Trump sea tonto. Sabe perfectamente lo que hace y por qué. Los republicanos tendrán también sus motivos, que se me escapan por completo.

Pero lo que estamos viendo no es un tipo estrafalario que inexplicablemente llega a candidato como una chifladura más de su carrera de chifladuras, y toda la gente a su alrededor se sorprende y se asusta porque no han podido pararle y ahora va a gobernarles un payaso. No sé qué es lo que pasa, pero estoy seguro de que eso no es.

Echenique: ¡ajajá!

1 01UTC agosto 01UTC 2016

En este país nuestro de excelencia, los que tienen como principal ocupación hundirlo estúpidamente ya tienen lo que buscaban con Echenique: su “ajajá”.

Ajajá: te pillé. Ya tengo todo lo que necesitaba. Solo necesito repetir: Paracuellos, Paracuellos, Paracuellos, Paracuellos, Paracuellos.

Si yo fuera de su tribu, tendría en el gobierno, sin dimisiones ni explicaciones de ningún tipo, sin la más mínima vergüenza ni reparo, un partido que ha perpetrado el mayor destrozo al país desde la guerra que hicieron sus antecesores: el robo, la estafa, la mentira, la ruina económica, la bronca, la disgregación, el vaciado de la hucha de las pensiones, el asesinato de la televisión pública, la persecución política con los medios del Estado, la implantación unilateral de leyes autoritarias y antidemocráticas, el pucherazo legal y quién sabe si el ilegal…

Pero lo que me tendría que tener verdaderamente preocupado es que el tipo que le limpiaba el culo a Echenique durante no más de 30 horas al mes estuvo cobrando una temporada de manera rara su 1,5 salarios mínimos cuando lo echaron de la empresa a la que inicialmente pagaba Echenique.

Ajajá. Te hemos pillado, Echenique. Teníamos razón. Qué sería de nosotros si llegaras al poder con ese historial.