Archive for 21 diciembre 2018

Las drogas son la solución

21 21+00:00 diciembre 21+00:00 2018

Las columnas de Arcadi Espada, como tantas otras de El Mundo desde tiempo inmemorial, no se las puede uno tomar muy en serio. Son más bien cosas pintorescas.

El otro día veo en la portada un titular llamativo. Dice que «El 20% de los asesinos actuaron bajo los efectos de las drogas».

Drogas y asesinos, by Arcadi Espada y el editor de la portada de El Mundo

No sé muy bien a dónde quiere ir a parar, y leyendo el artículo menos, porque habla de canciones que incitan al consumo…

El editor de la portada pudo elegir otro titular: «El 80% de los asesinos no habían consumido drogas». Así que para reducir el índice de asesinatos habría que fomentar, supongo, el consumo de drogas.

No sé si ha pensado Arcadi que, al parecer, de hecho el 3% de los españoles entre 15 y 34 años consume cocaína y el 17% cannabis, lo que revelaría que los asesinos son gente normal, con la misma prevalencia en el consumo de drogas que el resto de la población. Si uno mira otros estudios, bastante serios, verá que entre los estudiantes de secundaria alrededor del 60% ha consumido alcohol en los últimos 30 días, y alrededor del 30% admite haberse emborrachado en ese período; ¿considerará Arcadi el alcohol como una droga, habrá contado cuántos asesinatos se cometen bajo sus efectos, y abogará, para disgusto de Aznar y Rajoy, por silenciar la apología del alcohol o prohibirlo?

 

 

 

Anuncios

Leticia Dolera (II)

8 08+00:00 diciembre 08+00:00 2018

Leticia Dolera, un tiempo después de su historia con Aina Clotet, ha publicado tres páginas de explicaciones.

Dejando aparte las faltas de ortografía, o cómo descarga culpas en terceros (“no hemos acompañado a Aina como ella necesitaba”) el análisis de sus explicaciones es muy simple. Parecen bastante razonables. Ya lo parecían el primer día. Pero la cuestión no es esa.

La cuestión es si Leticia se leería tres páginas de explicaciones de un hombre en la misma situación. Si aceptaría frases como “no hemos acompañado a Aina como ella necesitaba” sin acusar a su redactor de  de estar tratando a Aina de embarazada histérica y caprichosa. O si aceptaría de un hombre afirmaciones como que las actrices trabajan con el cuerpo.

Es así de simple.

Las elecciones andaluzas

3 03+00:00 diciembre 03+00:00 2018

Hay quien se sorprendió ayer del resultado de las elecciones en Andalucía. A mí la verdad es que no me trajeron ninguna sorpresa.

No me sorprende el ascenso de Vox, con la campaña que le han hecho en los últimos meses. Es una profecía autocumplida. Desde hace un tiempo, todos los medios hablan y hablan y hablan de Vox. Un partido marginal, que apenas existe, pasa a ser protagonista. No sé de quién es la idea, ni para qué lo hacen exactamente, pero lo hacen. Y no me sorprende porque ya lo hicieron con Ciudadanos, exactamente igual.

No me sorprende la inutilidad absoluta de los sondeos electorales. Si yo voy a comprar yogures y más de una vez me saben mal, no vuelvo a comprar esa marca. Nosotros seguimos «comprando» a los economistas (a pesar de lo que pasó en 2008) y seguimos «comprando» los sondeos (a pesar de lo que pasó… todas las veces). Somos sencillamente idiotas.

No me sorprende tampoco lo de la baja participación y el resultado de Susana Díaz. Los votantes de izquierdas son así. Siempre lo han sido. Nunca decepcionan.

Tampoco me sorprenderá que ni el PP ni los tertulianos de la derecha hablen ahora de «populismo» ni de «extrema-nada». No creo que vean ningún peligro creciente, nada que haya que frenar. Nadie lleva coletas peligrosas ahí.

Y sobre todo no me sorprenderá que el PP muestre una perfecta amnesia respecto a esa voluntad suya de destruir la democracia obligando, por ley, a que gobierne la lista más votada. Aquello que decía el jefe de campaña de Casado en sus primarias, que los pactos entre partidos deben anunciarse «antes de las elecciones» y no después, «en los despachos». No creo que ni Casado ni Moreno hablen ahora de «pactos de perdedores», o repitan aquello de «los socialistas se aliaron con Podemos para, con los peores resultados de su historia, sacar un resultado muy digno en cuanto al ejercicio del poder». O lo de «no era justo que después de que los ciudadanos votaran los perdedores se aliaran en los despachos». Eso es agua pasada. Hasta la próxima vez en que convenga rescatarlo.

En fin, todo normal.